Sin suerte, la derrota duele más

Decía un profesor mío que los gafes existen. Que él lo tenía más que comprobado. Viendo la mala suerte que está teniendo Asenjo y la que el Atleti tiene cuando él juega empiezo a pensar que mi profesor tenía razón.

No sería justo decir que Asenjo es el culpable de la derrota. Tampoco la culpa fue del Cholo. Ni de la mala suerte. Ni del mal día de muchos jugadores. Ni de la afición que no acompañó al equipo. Ni tampoco mía o de todos aquellos que pensamos que este equipo era menos de lo que es. Frente al Rubin Kazan se han dado todas las circunstancias posibles para que este partido se perdiese. Incluso para que la eliminatoria estuviese casi imposible. Y por dios que cualquiera que haya visto el partido puede dar fe de ello.

 

Saltó el Atleti al campo con un once con las rotaciones lógicas para dar descanso y para que todos estén a tope de cara al futuro. El problema es que el futuro que nos aguarda con alguno de ellos es muy negro. Asenjo, con el que el Calderón murmulla cuando juega y quizá por ello él esté como un flan. El Cata que podría ser un muy buen portero de discoteca. Quizá hace tiempo que lo debería ser. Mario que está lejos de su mejor nivel y ahora ni presiona, ni roba, ni da juego. Tiago no engaña. Sin oxigeno para ser la intensidad del equipo su función es la de complemento y no otra. El Cebolla es otro que no engaña. Fuerza e intensidad, pero mejor como revulsivo. Y Adrián, ¡Ay, Adrián! Nada por aquí y nada por allá.  Y para colmo de males, Filipe exhausto, Arda y Juanfran grises tenían a Falcao desasistido y desquiciado.

Los jugadores del Atleti no tuvieron su día de cara al gol/Foto:Atlético de Madrid

Los jugadores del Atleti no tuvieron su día de cara al gol/Foto:Atlético de Madrid

Apenas se llevaban cinco minutos de partido cuando en la primera aproximación rusa llegó el gol. Un disparo que Asenjo no atrapó fue a parar a las cercanías de un jugador del Rubin que marcó ante la mirada de la defensa. El gol noqueó al Atleti que no consiguió despertar hasta el descanso cuando se encontró con una expulsión por doble amarilla de un central ruso.

En la segunda parte Simeone trató de enmendar la situación y se jugó el todo por el todo dejando únicamente a Godín y Tiago en defensa aprovechando que el Rubín había renunciado a atacar. Las ocasiones sin ser claras iban llegando y se iban fallando. Falcao, Adrián y el Cebolla tuvieron algunas bastante claras. Pero no, no era el día.

Y en esas llegó el córner final y el despropósito que ponía un broche grotesco a la noche. El Cholo le dice a Asenjo que suba a rematar. Los rusos se hacen con el rechace y ante la pasividad de Juanfran que no hace una falta de manual, Eremenko pone el balón para que Orbaiz marque a puerta vacía. 0-2 y cara de tontos.

El Atleti tiene que viajar a Rusia con la difícil (casi imposible) misión de ganar por dos o más goles. No se puede tirar una competición de esta manera. Por vergüenza. Porque la temporada merece un buen final. Por la afición. Por los colores y la historia que representan. Porque son el Atlético de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s