El Atleti gana su décima Copa del Rey

El título estaba complicado. Al cuarto de hora de partido estaba muy complicado. Alguno lo daba por imposible. 14 años claudicando ante el Madrid era una losa muy grande para el optimismo, pero, gracias a la diosa fortuna, algunos son unos inconscientes que nunca dejan de luchar. Durante 120 minutos hubo once inconscientes de rojiblanco en el césped del Bernabéu. Gracias a ellos el Atlético de Madrid sumó su décimo título de Copa.

Courtois. El portero belga hizo un partidazo. Uno más de los que lleva en el Calderón. Sostuvo al equipo cuando la ofensiva madridista arreciaba. Él y los palos desquiciaron al Madrid.

Juanfran. Año y medio después de su reconversión es  un fijo en el once del Atleti. No es el mejor, pero es el más honesto. Lucha y pelea como pocos y aunque no acierte, siempre lo intenta. Salvó una bajo palos y forzó para continuar cuando parecía que Cristiano Ronaldo lo había lesionado.

Miranda. Se ha convertido en un central fiable, limpio y encima, con goles como el de ayer. Su gol hizo llorar a miles de colchoneros.

Godín. Una muralla. Compromiso y trabajo durante toda la temporada, junto con Miranda son la mejor pareja de centrales del Atleti en mucho tiempo. Su final, impecable.

Filipe Luis. Bien defensivamente y con peligro cuando se sumaba al ataque. Muy buen trabajo aguantando a Ozil y Di Maria durante todo el partido.

Mario SuárezSuperMario aparece en las finales. Bucarest, Mónaco y Madrid dan fe de ello. Gran partido.

Gabi. El capitán demostró su jerarquía. Su despliegue físico fue brutal. Terminó expulsado tras desquiciar a Cristiano Ronaldo.

Koke. El canterano no brilló en exceso, pero estuvo siempre donde tenía que estar. Asistió a Miranda en el gol definitivo.

Arda. Su estilo enamora. Toca, regatea, asiste, aguanta, y da velocidad al encuentro, según quiera y sin darse importancia. El 10 rojiblanco dio una lección. Pedía el balón y lo tocaba con sentido. En defensa, no rehuye el barro. Tener esa clase y vestirse con el mono de trabajo es muy rojiblanco. Y la afición lo sabe.

Diego Costa. Todo. Su gol  dio alas al Atleti. Su lucha contagió al resto del equipo. Su fe era la de todos los rojiblancos.

Falcao. Otros en su lugar viven por y para su ego. El colombiano vive por y para su equipo, el Atleti. Se inventó un pase a Diego Costa tras romper la cintura a Albiol. Su ambición es la del hincha. Ganar siempre. A orillas del Manzanares, tres títulos en dos años.

Esos jugadores demostraron lo que Simeone afirmó hace meses, “el corazón igualará al presupuesto”. Este Atleti es un equipo. Las individualidades ganan partidos, los equipos ganan títulos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s