Sin sentimiento es más fácil

Otro año más comienza el verano rojiblanco. Rumores de altas y posibles bajas. Esta vez no hay dudas sobre la continuidad de su estrella quien ya ha emigrado del Calderón como otros hicieron antes y otros tantos lo harán después porque no nos engañemos, sin movimiento de jugadores la sociedad Gil Marín-Cerezo-Mendes no saca beneficio. Esa sociedad es la fuente de la mayoría de dudas y pesares de la parroquia rojiblanca. Su desdén por los colores hace que los colchoneros vivan huérfanos de ídolos presentes y se agarren a glorias pasadas. Saben que los Diego Costa, Arda, incluso el imberbe Óliver, tienen su futuro lejos del Manzanares. Aquí no se harán viejos. Quieran o no, más temprano que tarde estarán haciendo las maletas hacia otro equipo. La afición teme idolatrar a un futbolista rojiblanco por miedo a que por obra y gracia de los apropiadores indebidos y su socio portugués, ese jugador termine acompañando a Hugo Sánchez en el altar de los traidores. Con lo que eso conllevaría.

Esa falta de referentes en la plantilla se ve incrementada por los recientes desplantes de algunos futbolistas. De Gea, canterano y aclamado por la grada, pasó de ser el suplente en el B a fichar por el Manchester United en menos de lo que se extiende una sábana. Otros, con menos arraigo al rojo y blanco, como Maniche buscaron la complicidad de la grada mediante golpecitos en el escudo para terminar meando en el oso y el madroño con su actitud y sus palabras.

De Gea, en el momento de su esperpéntica llega a Manchester

De Gea, en el momento de su esperpéntica llega a Manchester

Y por si todavía hay algún aficionado con ganas de idolatrar a un jugador del Atleti, la directiva ha ideado un plan muy simple, fichar (o tratarlo al menos) jugadores que no ilusionen y que tengan un pasado que no les permita sintonizar con la grada desde el primer momento. Capel o Negredo son dos ejemplos. Con ello los jugadores no serían más que piezas que intercambiar en el mercado sin el obstáculo de estar vinculados con la afición. Todo un chollo para un club que se ha convertido en una agencia de compraventa de jugadores.

La afición del Atlético de Madrid debería estar cansada de la deriva del club. No se puede olvidar ni perdonar el maltrato sistemático que está sufriendo la entidad a manos de la directiva por mucho que en los últimos años se hayan logrado títulos. Pelear por los títulos es tanta obligación como respetar y honrar unos colores, un escudo y a una afición cuyo sentimiento hacia el club es su negocio y cuyo desapego hacía la plantilla puede ser su filón.

Anuncios

2 pensamientos en “Sin sentimiento es más fácil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s