Oporto – Atlético de Madrid 2ª jornada de la UCL

Este Atleti está lanzado. Su juego eléctrico, automático, consigue asfixiar y bloquear a los rivales. Su defensa es una falange romana y su ataque… su ataque es impredecible, como los golpes que noquean, que no se ven venir. Los rivales saben que las acometidas rojiblancas son salvajes, sin piedad, en especial las de un jugador que está haciendo un comienzo de temporada sensacional, Diego Costa. El brasileño, que noqueó a los defensas madridistas, no podrá estar este martes en Do Dragao por sanción. El último partido de castigo que le queda por cumplir y que está obligando al Cholo a reinventar su ataque. Otra vez.

Escudo del club portugués

Escudo del club portugués

A la baja del brasileño se une la de Adrián, lesionado, por lo que Simeone tendrá que disponer un novedoso ataque que permita a los rojiblancos sacar algo positivo de Do Dragao y dar un paso más hacia la siguiente ronda de la Champions. Las opciones son principalmente dos: la llegada desde la segunda línea de Raúl García o la verticalidad de Leo Baptistao. Otro que es baja es Mario Suárez. Su puesto será ocupado previsiblemente por Tiago cuyo papel en el derbi fue de altura. Por si fuera poco, el Cholo tiene la duda en la defensa de Godín que terminó el duelo del sábado lesionado. Si finalmente no puede jugar su puesto podría ser para el joven Giménez que ya hizo un buen partido en su debut liguero. Sea como fuere no parece que la visita a Oporto sea el mejor momento para tener que lucir un fondo de armario que aún deja algunas dudas.

Y es que el conjunto portugués le ha amargado las dos últimas participaciones en Champions al Atlético de Madrid. Si a eso le unimos la animadversión que genera el equipo rojiblanco en la directiva portuguesa el resultado es que el Oporto posiblemente sea el enemigo europeo del Atleti en este siglo. Y no es un enemigo cualquiera. A pesar de que no ocupe grandes focos ni sus últimas actuaciones en la Champions sean memorables si que es cierto que los dragones son unos asiduos en la máxima competición europea y su estadio es un fortín. La pasada temporada nadie logró ganarles en su feudo en Europa. Y en la Liga Sagres mandan con mano de hierro, han ganado 8 de las últimas 10 ligas. En esta son líderes en solitario, aún no han perdido y sólo han cedido un empate fuera de casa. En la primera jornada de la Champions ganaron en Viena y son colíderes junto al Atlético de MadridSu entrenador, que ha calificado al conjunto colchonero como “un equipo italiano que juega en la Liga española”, podrá contar con todos sus jugadores por lo que se espera su once habitual con Jackson Martinez como principal amenaza.

Aunque este equipo ya no es el que era, conviene no perderle el respeto. De hecho el Atleti no le ha ganado nunca lejos del Calderon. Para más inri, Portugal no es un país demasiado propicio para los colchoneros ya que sólo han ganado una vez en suelo luso. Otra estadística negativa que Simeone debe asaltar en Do Dragao.

Vista del estadio "Do Dragao"/Foto:Atlético de Madrid

Vista del estadio “Do Dragao”/Foto:Atlético de Madrid

 

El Atleti doblega al Madrid en el Bernabeu

Tenía que llegar y llegó. Era el momento justo, la confirmación de que la final de la Copa del Rey fue un punto de inflexión. El Atleti ganó en el Bernabéu y dio una lección al Madrid. Desde el pitido inicial hasta el final del duelo el equipo del Cholo impartió una clase magistral de como se debe armar un equipo capaz de encorsetar al rival y noquearle con un estocada certera de Diego Costa. Aunque bien pudieron ser más.

Diego Costa doblegó a los defensas blancos/Foto:Marca

Diego Costa doblegó a los defensas blancos/Foto:Marca

El Atlético de Madrid vuelve a ser un equipo orgulloso, compacto, seguro de si mismo, donde cada uno tiene interiorizado su papel dentro del equipo y lo cumple a las mil maravillas. Y si alguno se olvida de cual es su papel y la importancia de cumplir a rajatabla su misión, ahí están sus compañeros para aleccionarle. Vean si no a Arda Turan cuando en la segunda parte Diego Costa sobreexcitado coqueteaba con la tarjeta roja. La bronca, la cara del turco con la que le reprochaba al delantero su actitud demuestran la implicación con el proyecto. Tras la reprimenda Costa volvió a su estado normal de exictación, ya de por si alto, y siguió desquiciando a los de blanco, a los de la grada y a todos los que les molesta que este Atleti sea un equipazo. Sin estrellas, sin focos ni tiempo en los telediarios ni páginas en la prensa. Da igual. Sin ruido, sin distracciones, pero seguro de dar el paso siguiente.

El partido discurrió al ritmo de los rojiblancos, que anularon a los  jugadores del Madrid sin el balón y con él buscaron la portería rival, sin demasiada suerte, pero siempre con peligro. Dos palos, y varias ocasiones claras falladas dan cuenta de la ambición del equipo por haber sentenciado el partido antes. Si Diego Costa es el carácter, Arda la magia, Koke es el alma. Está ahí donde debe y su aportación imprescindible. El canterano está en un momento de forma impresionante. Otro que nunca falla es Courtois. El belga volvió dejar su portería a cero y apareció allí donde la defensa no llegó a tapar las escasas acometidas blancas. Su parada a Morata es antológica. Al final del partido recibió una patada de Bale que le ocasionó un golpe en un dedo. Godín también acabó el encuentro lesionado ya que sufre un esguince de rodilla, la misma lesión que Mario Suárez, cuya baja fue cubierta de manera espectacular por Tiago. Ayer todos los rojiblancos estuvieron espectaculares.

El Cholo no frena las tropelías del Gilismo (y IV)

Decía en este mismo espacio en semanas anteriores que la llegada y la exigencia del Cholo Simeone no ha conseguido parar el afán de la directiva por convertir al Atleti en una suerte de mercadillo de futbolistas. Si la plantilla valorada en su conjunto parece contar con una solidez como no tenía desde hacía mucho tiempo, lo cierto es que si valoramos los movimientos de jugadores vemos que esta solidez no es tal y ahí donde lo es, responde más a ¿aciertos? de última hora. En la portería no hay un recambio de garantías a Courtois, en defensa se fichó experiencia gratis para venderla de nuevo y terminar fichando un joven y polivalente defensa belga. En el centro del campo no se satisfizo la única petición expresa del Cholo y a última hora se fichó a una promesa francesa. ¿Y en la delantera?

En la delantera se consumó la venta del mejor delantero del mundo a un histórico francés recién ascendido. Se trató de crear la imagen de que Falcao se iba por dinero, pero lo cierto es que se marchó porque Doyen Group así lo quería. Ni más ni menos. Pero da igual, la directiva contaba con la coartada de que la afición iba a asumir esa venta como normal. Y así fue. Fueron los menos quienes se preguntaron cómo podía ser que no se pudiese mantener a un jugador clave dentro de la plantilla habiendo entrado en Champions y con el aval de 3 títulos en dos años y la posibilidad de disputar otro en agosto (la Supercopa frente al Barça).

Asumida esa venta, la directiva se centró en buscar un delantero que ilusionase y que fuese un recambio de garantías para el colombiano. En un principio se pensó que se iba a invertir el dinero de Falcao para acometer ese fichaje. O al menos una parte. De eso nada. Negredo, Soldado, Luis Suárez, Benteke, fueron muchos los nombres que sonaron para el Atlético de Madrid. Unos (Negredo) más reales que otros (Luís Suárez) que no dejaban de ser los tradicionales rumores de verano. Sea como fuere, la directiva se sacó de la manga un fichaje que era un auténtico golpe de efecto: David Villa. El asturiano salía del Barça por 2,1 millones (pudiendo llegar a un máximo de 5,1) más una opciones de compra sobre dos canteranos rojiblancos. ¿Un chollo? Quizá, pero los mejores años del asturiano pasaron y su estado físico era una incógnita. La afición se ilusionó con un fichaje que colmaba sus expectativas, pero que no dejaba de ser una salida forzada del Barça y un regalo llovido del cielo para el Gilismo.

David Villa el día de su presentación

David Villa el día de su presentación

Además del fichaje de Villa, a finales de la temporada pasada se anunció la contratación de Leo Baptistao. El ex del Rayo Vallecano es una joven promesa que ya en su primera temporada primera en el equipo vallecano había despuntado. Un acierto siempre y cuando el papel del brasileño fuese, a priori, secundario. Pero, ¿alguien puede garantizar que ese iba a ser su papel? No. No porque se especuló con la salida de Adrián hasta el cierre del mercado. No porque incluso se habló de la posible salida de Diego Costa. No porque en un club con las (supuestas) aspiraciones del Atleti se debe de tener al menos 15 titulares de garantías para afrontar todas las competiciones. Y la incertidumbre que genera el espíritu comercial del Gilismo no contribuye a generar esa confianza y esas garantías. A la vista está la trayectoria del club desde su apropiación indebida.

Leo Baptistao. /Foto:Atlético de Madrid

Leo Baptistao. /Foto:Atlético de Madrid