El Atleti también gana a la hora de la siesta

Seguridad. Fiabilidad. Ayudas continuas para un mejor control de la situación. Y mucho más. Bien podría ser el anuncio de un coche. De un buen coche de hecho, pero son alguna de las características que han llevado al Atleti a ser una locomotora. Y va a toda maquina. 

Decidió el Cholo incluir las habituales rotaciones domésticas, Raúl García por Arda y Tiago por Mario. A ellas se unió la necesaria de Giménez por Miranda, con fiebre. Ninguno desentonó e incluso el joven central uruguayo demostró muy buenas maneras. El resto, los de siempre.  Y arriba, el poeta Villa y el prosaico Diego Costa. El asturiano se desmarca levitando, baja a recibir sin hacer ruido y asiste con mucha clase. El brasileño se desmarca como un vendaval, encara rivales como un kamikaze y busca el cuerpo a cuerpo para desquiciar a los defensas. Y con mucha clase. El problemático de la clase es ahora un alumno aventajado al que sólo sus cicatrices delatan su pasado camorrista. Su estética no es nada plástica, su eficacia enamora.

Tiago celebra su gol. /Foto:Atlético de Madrid

Tiago celebra su gol. /Foto:Atlético de Madrid

Al cuarto de hora Villa esperó un balón en lugar de atacarlo, voleó y el Calderón celebró el primer gol de la tarde. El segundo del guaje en esta Liga. El Atlético de Madrid se estaba dejando ver muy poco en ataque hasta ese momento, pero tampoco estaba concediendo ninguna ocasión a un buen Almería. Tras el gol, Diego Costa en varias ocasiones trató de hacer el segundo que llegaría minutos después de penalti sobre Filipe. El lateral brasileño subió menos que en otras ocasiones y con menos peligro del habitual.  Tras el tanto el Atleti se relajó minimamente y en un pequeño lío en el área el Almeria acortó distancias poco antes del descanso.

En la segunda parte el guión iba a ser el mismo, el Atleti bien posicionado esperando su momento. Y es que el equipo de Simeone tiene una fe y una confianza en sí mismo que le hace llevarse los partidos por desgaste. O por avasallamiento. Y es que el conjunto colchonero tiene varios arreones por partido que le permiten llevarse los encuentros. Hoy tuvo dos, uno en la primera parte y otro en la segunda, donde marcó otros dos goles, uno obra de Raúl García o Koke (no está claro quien marca, pero el arbitró se lo ha dado a Koke) y el otro obra de Tiago de jugada ensayada. La pizarra del Cholo funciona.

Con el cuarto gol llegó la sentencia definitiva y el momento de dar descanso a unos y minutos a otros. Arda, Óliver y Adrián sustituyeron a Villa, Koke y Raúl García. Tres jugadores de toque y calidad que dieron una nuevo giro al partido. El Atleti dominaba con alguna ocasión, pero lo cierto es que únicamente dejaba pasar los minutos sin más sobresaltos que el postrero gol del Almería que les servía para maquillar el resultado. Otra victoria más y ya con cuatro de cuatro posibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s