La versión espesa del Atleti también gana

En el Vicente Calderón, en la salida de los vestuarios, por donde los jugadores saltan al césped, hay un mural que dice Ad augusta per angusta, algo así como “La gloria se consigue luchando”. Esa frase que bien podría ser uno de los mandamientos del Cholismo, ejemplifica a la perfección la convicción de este equipo en sus posibilidades. Saben que no son los más guapos ni los más altos de la clase, pero sí son los más disciplinados y los más trabajadores. O lo intentan. Contra Osasuna Diego Costa puso el partido de cara con dos goles, pero el equipo tenía una de esas noches espesas, donde la intensidad no es la de otras veces y la claridad a la hora de dar el pase se torna en oscuridad. Pero aún así, el Atleti sobrevivió y sumó otros tres puntos.

Comenzó el partido raro. El Atlético de Madrid defendía la portería que suele atacar en las primeras partes cuando juega en casa. Y empezó defendiendo las acometidas del Osasuna que mandó hasta un disparo al palo. Los aficionados buscaron a Michael J. Fox por sí aquello era una secuela más de Regreso al futuro y habían vuelto a los oscuros tiempos de Musampas e Ibagazas. Quien disipó todas las dudas fue Diego Costa, el brasileño conectó un centro de Juanfran, que jugó a buen nivel, y puso el primero cuando no se llevaban ni veinte minutos de partido. El gol, calmó a los navarros y dio a las a los rojiblancos que poco después vieron como su pareja de moda hacía el segundo. Koke asiste y Diego Costa marca. Esta temporada alguno va a tener más de un dejá vu. 

Diego Costa celebra uno de los goles frente a Osasuna./Foto:Atlético de Madrid

Diego Costa celebra uno de los goles frente a Osasuna./Foto:Atlético de Madrid

El 2-0 parecía dejar todo resuelto, pero nada más lejos. Una falta de Mario Suárez, que tuvo que ser cambiado por lesión, permitió a Osasuna acortar distancias poco antes del descanso. El gol, por cierto, parecía obra del laboratorio de Simeone y el “Mono” Burgos. Tras el descanso el Atleti salió decidido a sentenciar el partido, pero no tuvo la claridad necesaria para hacerlo. Ni Diego Costa, ni, sobre todo, Arda Turan acertaron con la portería rival. El Cholo no dio con la tecla que solucionase la situación y los cambios no mejoraron la imagen del equipo. Gabi, suplente hoy, dio más intensidad a la presión, Villa estuvo tan participativo en el banquillo como en el césped y el Cebolla, no tuvo demasiado tiempo. Y el equipo terminó pidiendo la hora.

Mención aparte merece las rotaciones del equipo. Hoy jugaron Insúa, Tiago y Baptistao. Salvo el lateral que no supo qué hacer durante muchas fases del partido, los otros cumplieron. El pitido final certificó la sexta victoria consecutiva que sirve para que este Atleti iguale su mejor arranque liguero y siga colíder de la Liga. Este equipo también gana apretando los dientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s