El Atleti doblega al Madrid en el Bernabeu

Tenía que llegar y llegó. Era el momento justo, la confirmación de que la final de la Copa del Rey fue un punto de inflexión. El Atleti ganó en el Bernabéu y dio una lección al Madrid. Desde el pitido inicial hasta el final del duelo el equipo del Cholo impartió una clase magistral de como se debe armar un equipo capaz de encorsetar al rival y noquearle con un estocada certera de Diego Costa. Aunque bien pudieron ser más.

Diego Costa doblegó a los defensas blancos/Foto:Marca

Diego Costa doblegó a los defensas blancos/Foto:Marca

El Atlético de Madrid vuelve a ser un equipo orgulloso, compacto, seguro de si mismo, donde cada uno tiene interiorizado su papel dentro del equipo y lo cumple a las mil maravillas. Y si alguno se olvida de cual es su papel y la importancia de cumplir a rajatabla su misión, ahí están sus compañeros para aleccionarle. Vean si no a Arda Turan cuando en la segunda parte Diego Costa sobreexcitado coqueteaba con la tarjeta roja. La bronca, la cara del turco con la que le reprochaba al delantero su actitud demuestran la implicación con el proyecto. Tras la reprimenda Costa volvió a su estado normal de exictación, ya de por si alto, y siguió desquiciando a los de blanco, a los de la grada y a todos los que les molesta que este Atleti sea un equipazo. Sin estrellas, sin focos ni tiempo en los telediarios ni páginas en la prensa. Da igual. Sin ruido, sin distracciones, pero seguro de dar el paso siguiente.

El partido discurrió al ritmo de los rojiblancos, que anularon a los  jugadores del Madrid sin el balón y con él buscaron la portería rival, sin demasiada suerte, pero siempre con peligro. Dos palos, y varias ocasiones claras falladas dan cuenta de la ambición del equipo por haber sentenciado el partido antes. Si Diego Costa es el carácter, Arda la magia, Koke es el alma. Está ahí donde debe y su aportación imprescindible. El canterano está en un momento de forma impresionante. Otro que nunca falla es Courtois. El belga volvió dejar su portería a cero y apareció allí donde la defensa no llegó a tapar las escasas acometidas blancas. Su parada a Morata es antológica. Al final del partido recibió una patada de Bale que le ocasionó un golpe en un dedo. Godín también acabó el encuentro lesionado ya que sufre un esguince de rodilla, la misma lesión que Mario Suárez, cuya baja fue cubierta de manera espectacular por Tiago. Ayer todos los rojiblancos estuvieron espectaculares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s