El Atleti golea al tran tran

El Atlético de Madrid tenía que ganar para seguir el paso al Barça y alejarse de sus perseguidores. Y lo hizo. Sin realizar nada del otro mundo metió cinco goles a un deprimido y deprimente Betis que es, posiblemente, el peor equipo que ha visitado en lo que va temporada el Calderón.

Debutó Óliver como titular en el escenario soñado y con  un comienzo impensable. El primer balón que tocó acabó en gol a los 13 segundos convirtiéndose en el gol más tempranero en la historia del Atleti. Eso es lo que se dice tener buena estrella. Empezar con el gol sirvió para que el equipo dejase hacer a un inoperante Betis y que el público no se impacientase ante la poca ambición que tenían los jugadores por lograr el segundo gol. Tan sólo un buen centro de Óliver que remató Godín fuera animó a la grada. Hasta que Diego Costa arrancó. El brasileño realizó dos buenos desmarques que le permitieron plantarse sólo ante el portero bético. El primero de ellos lo envío fuera al ser golpeado por un defensa cuando iba a chutar, mientras que el segundo lo desvió el portero verdiblanco en una demostración de reflejos.

Los jugadores felicitan a Óliver tras su gol

Los jugadores felicitan a Óliver tras su gol./Foto:Atlético de Madrid

Con el solitario y tempranero gol de Óliver se llegó al descanso. Tras él, el guión cambío. El Betis cedió por completo el mando del partido al Atleti que fue creciendo gracias a las concesiones béticas. Villa, que estaba atravesando por un mal momento se reencontró con el gol tras un buen remate de cabeza precedido de una buena combinación entre Filipe Luis y Koke. Otra buena jugada del canterano y máximo asistente en lo que va de Liga sirvió para que tras un rechace el balón le llegase a Villa, quien recortó a su marca y fusiló al portero verdiblanco. El doblete sirve para que el asturiano coja confianza y la grada le conceda crédito de cara al futuro.

Otro asturiano que ganó crédito tras el partido de hoy es Adrián. El de Teverga entró en la segunda mitad en lugar de Óliver y lo cierto es que todo lo que hizo lo hizo con mucho sentido. Con el tres a cero el Betis estaba completamente noqueado y eso lo aprovechó el Diego Costa para marcar su tanto. Y van once en esta Liga. Tras el gol del brasileño, el Atleti decidió no hacer más leña del árbol caido y dejó que pasasen los minutos. Aún asi tuvo alguna oportunidad para ampliar el marcador como finalmente sucedió en la última acción de partido cuando Gabi recogió un balón en la frontal y fusiló la portería visitante. La manita del equipo de Simeone sirve para mantener la estela del Barça y reforzar la segunda posición liguera. El jueves más.

Gabi celebra el quinto gol de la noche./Foto:Atlético de Madrid

Gabi celebra el quinto gol de la noche./Foto:Atlético de Madrid

Aquel gol de Vieri

Hay jugadas, goles o situaciones que pasan a la historia grabadas en la memoria de los aficionados. Unas veces felices, otras tristes, pero todas ellas se insertan en la memoria colectiva de la afición. Una de ellas es el gol de Vieri contra el PAOK de Salónica en la segunda ronda de la Copa de la UEFA de la temporda 97/98. Seguro que lo recuerdan. El delantero italiano persigue un balón hasta la linea de fondo donde el portero lanza un amago para dejar salir el esférico, pero Vieri no cae en el engaño y rebaña el esférico sobre la raya de cal y lo golpea con la pierna izquierda y toda la fe del mundo a portería vacía. Gol. Éxtasis en el Calderón.

Recuerdo aquel gol, mejor dicho recuerdo la celebración de aquel gol. Salté del sofá y corrí por todo el pasillo gritando mientras mi madre me ponía en la siguiente tesitura: o me callaba o me iba a la cama que ya era hora. Me daba igual, al día siguiente iría con una sonrisa al colegio gracias al Atleti. Además, ganarse un pequeño castigo por celebrar un gol del Atleti merecía la pena. Aquel gol era el segundo de la noche para Vieri y el tercero para el Atlético de Madrid frente al PAOK. El encuentro terminaría 5-2 con un hat-trick del italiano. Además del que fuera pichichi de la Liga en su única temporada en España, marcaron Lardín y Kiko. Un festival de goles. Para mas inri aquel equipo venía de meter otros cinco goles al Zaragoza a domicilio con otro hat-trick de Vieri incluido. El italiano marcó dos hat-trick en el Atleti y los dos en menos de una semana.

Y es que aquel equipo prometía grandes gestas, pero finalmente se quedó en eso, una bonita promesa. Su temporada europea fue buena, alcanzó las semifinales de la UEFA donde cayó ante la Lazio a causa de un solitario gol de Jugovic en el Calderón, pero en Liga acabó séptimo, a 14 puntos del campeón. En la Copa del Rey cayó en octavos frente al Zaragoza.

Aquel gol imposible del capocannonieri. Sus cuatro goles a la Unión Deportiva Salamanca en el Helmántico. Sus 24 goles liguero que valieron el trofeo pichichi. A pesar de haber estado sólo una temporada vistiendo la camiseta rojiblanca, Vieri forma parte de la historia del Atleti.

Diego Costa también cabalga en la Champions

Había dudas sobre el estado de Diego Costa, pero Simeone primero, dándole la titularidad, y él mismo después con dos goles las disiparon completamente. Su debut en la Champions no pudo ser mejor, dos goles y victoria que sirven para acercar al Atleti a los octavos de final. Raúl García abrió el marcador con otro gol que sirve para seguir acallando las críticas. Al navarro le faltan muchas cualidades, pero tiene olfato de cara a portería. Y eso vale mucho.

Sorprendió Simeone con su once. Sin Villa ni Adrián decidió que fueran Diego Costa y Raúl García las puntas de lanza de un equipo que incluía las novedades de Tiago y Arda con respecto al duelo de Cornellá. Y se notó. Con el portugués arropando a Gabi el balón circula más rápido y con criterio y Arda es Arda. Junto a Koke son el valor diferencial de este Atleti en el centro del campo. A los 8 minutos un balón filtrado de Koke para Filipe que éste cedió a Raúl García supuso el primer tanto del encuentro. El canterano ve espacios con la misma facilidad que si estuviese sentado en el sofá de casa y Filipe está a su mejor nivel.

Diego Costa celebra su segundo gol./Foto:Atlético de Madrid

Diego Costa celebra su segundo gol./Foto:Atlético de Madrid

Con el gol en contra el Austria de Viena trató de cercar la portería de Courtois, pero se encontró con una defensa formidable y un contragolpe mortal. Balón robado, un par de toques y pase a la carrera de Diego Costa. El brasileño cabalgaría contra el mayor ejercito del mundo con la certeza de salir victorioso. Y claro, esa confianza le lleva a salir victorioso. Carrerón desde campo propio, un par de regates, balón cruzado y a celebrar el gol. El segundo gol hizo que el Atlético de Madrid se relajase y el equipo local aprovechará los últimos minutos de la primera mitad para tratar de acortar distancias. Casi lo logra, pero el balón se fue al travesaño y el marcador no se movió antes del descanso.

Tras el descanso, Insúa saltó al campo en lugar de Filipe con molestias. El suplente lo es por algo, pero también ofrece garantías. Y asistencias. Ya que un centro suyo fue rematado por Diego Costa. El brasileño no es estético, pero es efectivo. Dos goles en su debut en Champions.

Tras el tercer gol nada de nada. Simeone quitó a Costa por el Cebolla y dejó claro que los delanteros asturianos tienen mucho trabajo por delante si quieren ser protagonistas en este equipo. Villa no jugó ni un sólo minuto y Adrián jugó los últimos diez dejando algún detalle. Nueve puntos y la clasificación más cerca. Muy cerca.