Diego vuelve a escena

Varios veranos después de que la prensa anunciase su fichaje, Diego llegó cedido al Atleti a finales de agosto de 2011, realizó una temporada aceptable aderezada con buenas actuaciones al final de la misma. Incluso muy buenas. Tras aquella temporada en la que comenzó la era Simeone y se ganó la segunda Europa League, Diego volvió a Alemania. Desde entonces su nombre aparece periódicamente en la prensa y se le relaciona con el club, pero su vuelta no se ha producido a pesar de que la afición lo quiere y el Cholo lo pidió. Ahora, otra vez los medios escenifican un nuevo cruce de caminos ¿será el definitivo?

Diego Ribas finaliza su contrato con el Wolfsburgo en junio del año que viene por lo que a partir de enero es libre de negociar con  otros clubes. Esta operación ha sido muy utilizada por el Atleti recientemente. Adrián, Cebolla, Emre, (incluso Tiago que tras un largo culebrón rescindió su contrato con la Juventus para fichar por el equipo rojiblanco), llegaron tras no renovar con sus equipos. De hecho parece que esa sería lo fórmula para que el brasileño volviera al Calderón. Al menos la deseada por una directiva que en tiempos de paz social a orillas del Manzanares no está dispuesta a gastarse un céntimo de más en la plantilla.

Diego con la camiseta del Wolsfburgo./Foto:El confidencial

Diego con la camiseta del Wolsfburgo./Foto:El confidencial

El problema para el brasileño es que necesita un altar desde el que mostrarse y convencer a Scolari de que debe llevarle al Mundial de Brasil. Posiblemente sea su última oportunidad de acudir a un Mundial y el hecho de que sea en su país lo hace mucho más atractivo para él. El caso es que su seleccionador no le lleva ni a los amistosos, su club vaga por la mitad de la Bundesliga y el jugador no termina de centrar sobre él los focos necesarios. Una atención que podría tener en el Atlético de Madrid. Por ello su deseo podría ser el de salir en el mercado invernal. Y es ahí donde vienen nuevos inconvenientes. El Wolsfburgo no necesita dinero, por lo que a la hora de sentarse a negociar, aún sabiendo que en junio se irá gratis, no tendrá prisa por aceptar una oferta. Del otro lado Gil Marín no tiene prisa por hacer una oferta, y de hacerla exigirá una bajada de salario considerable al brasileño. Algo que parece que el centrocampista no estaría dispuesto a hacer. O no en la medida que la directiva colchonera espera.

El jugador está en un atolladero. Quien tiene el dinero no lo necesita y quien lo necesita no lo tiene. Su salario es un inconveniente. Él necesita ahora al Atleti más que los colchoneros de sus servicios. La relación entre Diego y el Atleti es un culebrón. Ya se han repartido los papeles para un nuevo episodio. El enésimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s