Cómo hemos cambiado

Hace prácticamente cuatro años el Atleti caía eliminado de la Champions. Sólo un punto, ante el APOEL en el Calderón en la primera jornada, le condenaba a quedar apeado de la competición con apenas cuatro jornadas disputadas. El cuadro rojiblanco no sería capaz de ganar un partido en aquella edición y sólo la victoria en la última jornada del Chelsea, ya clasificado, sobre el APOEL le permitió disputar la Europa League que posteriormente ganaría. Aquel Atleti llegó a la E.L. sin haber sido capaz de ganar ni un sólo partido al endeble APOEL. Es más, sólo el gol de Simao en Chipre (que empataba el encuentro) permitió a los colchoneros quedar terceros de grupo. Y con un balance paupérrimo: tres puntos gracias a tres empates, tres goles a favor y doce en contra. Números dignos de sonrojo.

A pesar de contar con Agüero y Forlán el Atleti cayó eliminado de la Champions en la primera fase

A pesar de contar con Agüero y Forlán el Atleti cayó eliminado de la Champions en la primera fase

Por aquel entonces el Atlético de Madrid había destituido a Abel Resino y había fichado a Quique Sánchez Flores como su sustituto. Agüero y Forlán eran las estrellas del equipo,  De Gea sólo había disputado dos partidos ligueros con el Atleti y Reyes aún no había sido perdonado por la parte de la afición que luego lo haría. En el equipo estaba un vilipendiado Raúl García y un canterano prácticamente desconocido que apenas jugaría cuatro encuentros con el primer equipo. Si, hablo de Koke. La situación era propia del Gilismo más puro, con un equipo que cosechaba debacle tras debacle y miraba con la misma ilusión a los puestos UEFA que con temor al descenso y la afición deseaba que los cruces de la Copa del Rey fuesen asequibles para soñar con disputar un título. Aquel verano la directiva decidió apretarse el cinturón y sólo fichó a Asenjo, Salvio, Roberto y a Cabrera, mientras que repescó a Reyes, Cleber Santana y Jurado. Juanito llegaría libre. La afición aceptó que no se invirtiera en fichajes porque la crisis arreciaba, pero no entiendo que se vendiera a Heitinga con el mercado ya cerrado. Con eso simplemente tragó como con tantas otras cosas. Aquel era un equipo muy débil fuera de casa (en toda la Liga sólo ganaría dos encuentros lejos del Calderón) y llegaba al mes de diciembre con sólo dos victorias y cuatro empates. Amén del desastre en la Champions.  Yes que aquella, la de temporada 2009/2010, fue la peor participación del Atleti en la historia de la Copa de Europa. ¿Será esta la mejor? 

Hace unos meses los aficionados colchoneros sonríen más. Y mejor

Hace unos meses que los aficionados colchoneros sonríen más. Y mejor.

Lo sea o no, el Atlético de Madrid vive una situación deportiva diametralmente opuesta a la de hace uatro años. Aunque más que cuatro parezcan cuarenta y el cambio sea fruto del azar que quiso que la directiva buscase en el Cholo el parapeto ideal ante las (escasas) críticas y se encontrase un sensacional entrenador. El equipo avanza con paso firme en Liga y en la Champions. Simeone manda, los jugadores ejecutan y la afición disfruta. Que lo haga, pero que recuerde.

Por un Atleti digno se tienen que marchar./Foto:Cadena Ser

Por un Atleti digno se tienen que marchar./Foto:Cadena Ser

Una de Adrián y otra de Courtois

Sacó Simeone el once titular esperado con cinco habituales y media docena de teóricos suplentes con ganas de desmostrar que merecen más oportunidades. Adrián volvió a marcar y continuó mostrando síntomas de mejora. Un error de Courtois permitió a un pobre Zenit empatar.

Avisaba el Cholo en la previa de que no se debía subestimar a estos jugadores y una vez más el técnico argentino no engañaba. La sensación es que el Atleti no venció hoy porque no le urgía hacerlo. Su habitual fórmula de esperar en campo propio los ataques rivales para robar y salir al contragolpe no le sirvió en la primera mitad para lograr el gol, pero sí para que un Zenit sin ideas no llegase a la portería de Courtois. Tan sólo Hulk parecía querer ganar el partido por parte de los rusos. La falta de imaginación del Zenit tenía su respuesta en el Atlético de Madrid cuando éste tenía la pelota. Koke no se bastaba para elaborar el juego y Cebolla, Raúl García y Gabi no daban continuidad a las jugadas. Así termino la primera parte. En la segunda mitad el guión era el mismo, la diferencia esta vez la puso Raúl García con un control de espaldas en el centro del campo y un pase a la carrera de Adrián que esta vez sí resolvió con maestría. El 1-0 no cambió el aire del partido, incluso Raúl García en un arrebato de calidad envió una vaselina que el larguero escupió injustamente. El navarro suma y sigue. Otros que quieren empezar a sumar más a menudo son los fichajes estivales. Alderweireld poco a poco se va consolidando en defensa y ya parece haberse hecho con la plaza del tercer central. Guilavogui, por su parte, disputó por fin un partido de titular y lo más justo sería decir que estuvo correcto, dejó muestras de su capacidad para abarcar grandes parcelas del campo, pero se notó que aún tiene que interiorizar algunos automatismos de la táctica del Cholo. Otro que juega poco, pero que fue titular es Insúa. El lateral argentino cuajó un buen partido demostrando que tiene madera para ser un buen jugador, pero necesita más minutos. Y con Filipe por delante parece complicado. Por cierto, el otro lateral, Juanfran vio una amarilla por lo que se perderá el duelo frente al Oporto en el Calderón.

Once titular del Atleti en el estadio Petrovsky./Foto:Atlético de Madrid

Once titular del Atleti en el estadio Petrovsky./Foto:Atlético de Madrid

Si el gol del Atlético de Madrid no cambió sustancialmente el panorama del partido el gol del Zenit ni se vi venir. Un mal centro de un jugador ruso, despejado hacía atrás por Alderweireld, se fue envenenando de tal forma que a pesar de caer llovido sobre la portería de Courtois y con este atento, el portero belga no acertó a despejar y el balón se coló dentro. Un error que llegó en el partido en el que el Atleti menos se jugaba y por el que para nada deben arreciar las críticas sobre el excelente portero.

Tras el empate el Cholo dio entrada a Óliver en lugar del Cebolla Rodriguez y el equipo lo agradeció. Controlaba más el balón y lo movía con mayor criterio asociandose Koke, Adrián y el recién incorporado al campo. De hecho en los minutos finales el Atleti tuvo algún acercamiento al área rival, pero no los pudo concretar.

A pesar de no lograr la victoria el Atleti ha demostrado que juegue quien juegue es un equipo muy difícil de batir. Su intensidad es similar jueguen uno u otros y sólo en la creación y en los automatismos tácticos se resiente el equipo. Hay tiene trabajo Simeone, quien en su debe de hoy también contabiliza no haber realizado más cambios para dar minutos a otros jugadores e incluso evitar que Gabi, Juanfran o Koke disputasen el encuentro completo.

Zenit – Atlético de Madrid, 5ª jornada de la UCL

Pocos aventuraban una visita a Rusia como la que va a tener el Atlético de Madrid. Con los deberes hechos y con nota (clasificados como líderes de grupo), con la moral por las nubes después de la goleada liguera al Getafe y además, permitiéndose el lujo de viajar sin muchos titulares. Si encima sacan algo positivo de allí, miel sobre hojuelas.

De que el viaje a San Petersburgo no sea una visita ociosa se encargará el Cholo. Su “partido a partido”, no pierde vigencia cuando se alcanzan los objetivos antes de tiempo, simplemente permite oxigenar a unos y conceder oportunidades a otros que deberán aprovecharlas si quieren contar con más minutos en el futuro. Esa baza, la de la ambición es la que jugará Simeone quien ha decidido dejar en casa a Godín, Filipe, Tiago, Mario Suárez, Arda, Villa y Diego Costa y llevarse a Rusia a los canteranos Ndoye, Lucas Hernández y Alex Díaz, además del resto de integrantes de la primera plantilla incluido el Cebolla que se reincorpora un día tarde ya que tenía un permiso especial al ser padre. La participación de algunos como Juanfran, quizá este motivada por su deseo de pasar “límpio” de tarjetas a la siguiente fase.

Simeone dará minutos a los menos habituales./Foto:Atlético de Madrid

Simeone dará minutos a los menos habituales./Foto:Atlético de Madrid

Enfrente estará un Zenit obligado a ganar para lavar su mala imagen ya que ha encadenado cinco partidos sin vencer (entre todas las competiciones) por primera vez desde 2006, y, sobre todo, para seguir con sus opciones de pasar a octavos intactas. En su contra están las bajas seguras de Ansaldi, Anyukov, Malafeev y Danny. Mientras que a su favor estará el buen hacer de los de Spalleti en casa en Europa: llevan ocho partido sin perder, aunque no han sido capaces de ganar ni al Austria de Viena ni al Oporto. También juega a su favor la historia: sólo una vez perdió en casa ante un equipo español (el Real Madrid).

El Atleti, que ya jugó la temporada pasada en Rusia, puede decir que sus viajes al frío país del este europeo han sido favorables pero no satisfactorios: ganó dos veces y empató en otra ocasión, pero las victorias no le valieron para voltear el resultado adverso de la ida.

Y si hay por ahí quien no confía en la capacidad del Simeone para exigir el máximo a sus jugadores, el Atleti tiene varios alicientes. Por un lado existe una motivación económica en el partido ya que si gana recibirá un millón de euros que es lo que la UEFA concede por victoria en la Champions. Los futuros fichajes y renovaciones pasan por no dejar escapar estos partidos. Por otro lado está la posibilidad de superar un nuevo récord histórico: si el Atlético de Madrid gana enlazará cinco victorias seguidas por primera vez en sus participaciones en la Champions. Además de estas dos motivaciones los jugadores tendrán una aún mayor, demostrar al Cholo que merecen más minutos.

El Zenit juega en el Estadio Pretovsky provisionalmente ya que se está construyendo un nuevo estadio, el Gazprom Arena, en el mismo lugar donde se encontraba su estadio anterior, el SM Kirov/Foto:ATM

El Zenit juega en el Estadio Pretovsky provisionalmente ya que se está construyendo un nuevo estadio, el Gazprom Arena, en el mismo lugar donde se encontraba su estadio anterior, el SM Kirov/Foto:ATM