Caminero la prepara y Roberto mete gol

A mediados de los 90 en las gradas del Calderón se podía oír este cántico:

“Arriba, arriba, arriba, arriba, 

Arriba Tomás ese balón,

que Manolo lo prepara, 

que Manolo lo prepara

y Caminero mete gol”

Uno de los protagonistas de ese cántico, Caminero, lo es también de la jugada que por su belleza y por su plasticidad ha pasado a formar parte de la memoria colectiva colchonera. Terminó en gol, sí, pero el mérito de la jugada esta vez no está en el gol. Ni en el goleador. El mérito está en el regate.

Jose Luis Pérez Caminero tenía esa magia, esa calidad, ese dameláamiqueyalohagoyo de los grandes. Le faltaba continuidad, pero le sobraba categoría. Los grandes son así. Su paso por el Atleti se resumen en cinco temporadas en las que jugó 186 encuentros y marcó 48 goles, aunque esos números, ese resumen obvia los detalles. Y es en ellos donde Caminero destacaba.

Imaginen la situación (y si quieren sueñen con una similar a final de esta temporada). Jornada 37 (de 42), el Atlético de Madrid, líder, visita el Camp Nou con tres puntos de ventaja sobre su perseguidor, al que se enfrentaba. El feudo blaugrana registra un lleno hasta la bandera, los ánimos de revancha de los culés tras haber perdido la Copa del Rey apenas diez días antes cargan de tensión la previa del encuentro. Cruyff vs Antic. El creador del Dream Team y precursor del actual Barça frente al que pasará a la historia como el cerebro del Doblete rojiblanco. Un Barça-Atleti de los de verdad.

Salió el Barça algo mejor que el Atleti, sabedor de que debía ganar para apretar la Liga, pero un colchonero no iba a ponérselo fácil. Una contra lanzada por la izquierda donde aparece Toni Muñoz que filtra el balón a la esquina del área donde aparece Caminero marcado por Nadal. El defensa obliga al centrocampista rojiblanco a salir del área y buscar la banda. De espaldas a la portería, parece que el peligro rojiblanco se ha diluido cuando Caminero amaga con volver hacía su propio campo para automáticamente salir corriendo hacia la línea de fondo libre de marca. Nadal se comió el amago con café y postre y para cuando quiso revolverse Caminero ya había centrado el balón, raso, al segundo palo donde Roberto Fresnedoso apareció y marcó el 0-1 para el Atleti. Caminero la preparó y Roberto metió gol. Fue un regate de película. De hecho tuvo su minuto de gloria en el cine.

El gol no desanimó al Barça que lograría empatar el encuentro y tendría varias oportunidades durante la primera mitad para voltear el encuentro. Pero no fue así. Un zurdazo de Vizcaíno nada más empezar la segunda mitad apagó los ánimos azulgranas y Caminero los terminó de hundir. El centrocampista madrileño jugó un partidazo, volvió loca a la defensa azulgrana, lanzó un balón al larguero con la zurda que de haber entrado hubiese sido el gol más bello de su carrera y marcó un gol por debajo de las piernas de Busquets que sería anulado por falta previa. Aquella noche en Barcelona tuvieron pesadillas con Caminero. Y no es para menos. Aunque no terminó el partido fue el hombre del encuentro que acabaría 1-3 gracias a un postrero gol de Biagini a pase de Kiko.

El resultado final dejaba al Atleti con seis puntos de ventaja sobre el segundo y siete sobre el tercero, el Valencia, que sería su próximo rival liguero. Si ganaba la Liga era rojiblanca. O casi. No fue así, perdió en el Calderón frente a los valencianistas y tuvo que pelear el título hasta la última jornada. Cosas del Atleti, ganar (o perder) Ligas en la última jornada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s