San Mamés no detiene a este Atleti

Decidió el Cholo salir con un once extraño y disponerlo de forma novedosa sobre el césped. Mientras que la defensa era la habitual, en el eje del campo estaban Koke y Gabi, por delante de ellos en línea de tres Adrián, otra opción desaprovechada, el Cebolla Rodríguez, que se esforzó, y Diego Costa, el de siempre;  y en la punta de ataque Raúl García. El navarro es un comodín para el Cholo. Courtois evitó el K.O. en la primera mitad, el polivalente jugador navarro con su gol levantó al equipo de la lona y el tanto del delantero hispanobrasileño remató al Athletic de Bilbao. El Atlético de Madrid está en semifinales.

Con el once inicial Simeone dejaba claro que renunciaba al balón, pero no al dominio. A su dominio, a ese que cede el balón y el campo al rival, pero no los espacios de peligro. El plan le salió bien hasta la media hora de partido, donde el empuje bilbaíno fue metiendo a los jugadores colchoneros atrás hasta que prácticamente todos estuvieron dentro del área. A ello influyeron dos circunstancias: la primera, por sucederse antes que no por importancia, que Diego Costa fallase un mano a mano con el portero rival nada más comenzar el partido y la segunda, la lesión de Filipe Luis. El brasileño es uno de los pilares defensivos y ofensivos del equipo. En la ribera del Manzanares se reza porque vuelva pronto. Y eso que Insúa, su suplente, no lo hizo mal. Sin alardes, a ratos bien y a ratos no tanto, pero cumplió.

Raúl García celebra su gol./Foto:Atlético de Madrid

Raúl García celebra su gol./Foto:Atlético de Madrid

Pasada la media hora del encuentro el equipo vasco fue sumando ocasiones hasta que en una de ellas llegó el gol de Aduriz que empataba la eliminatoria. El tanto espoleó a los locales y aturdió a los colchoneros. A todos menos a Courtois que salvó dos goles que ya se cantaban en la grada. No me extrañaría que el Cholo ante la desidia de la directiva pusiera en marcha una campaña para “apadrinar” al belga.

Tras el descanso el Atleti salió mejor, decidido a marcar el gol que le metiera de lleno en el partido. Primero fue Diego Costa de cabeza, pero Herrerín acertó a sacar el balón sobre la línea. El portero local  también paró un remate de Raúl García, pero no pudo detener el segundo disparo del navarro que celebró el gol con rabia. El tanto colchonero golpeó las esperanzas bilbaínas de pasar la eliminatoria, pero no su empeño ya que siguieron atacando la portería de Courtois aunque sin el éxito ni el peligro de la primera parte. Minuto a minuto el partido iba muriendo y con él las posibilidades del Athletic Club de doblegar a los colchoneros. No hubo lugar ni para el ataque de raza y corazón ya que una contra perfectamente lanzada por Koke para Diego Costa al que el defensa rival le dejó el camino libre para que sólo ante Herrerín, esta vez sí, anotase su primer tanto del 2014 y de paso sentenciase la eliminatoria. Si es que no lo estaba.

Ese tanto convierte al Atlético de Madrid en el primer equipo en ganar en el nuevo San Mamés. Para la historia quedará. Otro reto conseguido por el Cholismo. El siguiente, doblegar al Real Madrid en semifinales y alcanzar la final.

 

Anuncios

Athletic Club de Bilbao – Atlético de Madrid Vuelta 1/4 de la Copa del Rey

La ligera ventaja obtenida en el duelo de ida convierte el enfrentamiento de San Mamés en uno de esos partidos duros, apasionantes para los que nada se juegan en el envite, pero cardíaco para quienes llevan los colores de uno u otro. Mientras el Atlético de Madrid confía en su estilo para tomar la Catedral, algo que no ha hecho todavía nadie, en Bilbao, por su parte, esperan voltear la eliminatoria y dejar en la cuneta al vigente campeón. Y en las semifinales espera el Madrid.

Ni la dureza del calendario copero, ni la carga de partidos, ni el bajón de juego del Atleti sirve de escusa para Simeone a la hora de afrontar en duelo. Ni siquiera las bajas de Arda, Tiago y Óliver merman su ambición. El técnico argentino ha convocado a todos sus jugadores disponibles sabedor de que deberá modificar su once de gala para resistir en una plaza complicada. Será difícil, sí, pero es posible pasar. Incluso ganar allí donde no lo ha hecho nadie aún. Y es que el cuadro del Cholo está acostumbrado a pelear contra viento y marea y de paso ir acumulando récords y honores estadísticos. Ser el primero en vencer en San Mamés Barria sería uno de ellos. Pero hay que ganar. Y no será fácil.

Simeone en la rueda de prensa previa al encuentro./Foto:Atlético de Madrid

Simeone en la rueda de prensa previa al encuentro./Foto:Atlético de Madrid

El Athletic de Bilbao ha recuperado a Muniaín, que no jugó en la ida, tratará de aprovechar la inercia goleadora en la que vive instalado (viene de hacerle cinco goles al Osasuna en el Sadar) y el aliento de su público. Aún con un fondo sin terminar, el nuevo San Mamés no ha perdido un ápice de la excepionalidad del viejo campo. El Atlético de Madrid deberá abstraerse del ambiente, pero no le será fácil ya que desde que acabó el partido de ida, en algunos altares se ha tratado de enrarecer el ambiente.  

Un ambiente ya embravecido por diversos y notorios antecedentes deportivos y extra-deportivos. En  lo que se refiere a lo que pasa dentro del césped, en Bilbao aún escuece aquella final del 9 de mayo de 2012. Ni siquiera la victoria liguera la pasada temporada en el ya derruido San Mamés sirvió de atenuante para los bilbaínos. Los leones necesitan más. No en vano el Atleti ha sido la bestia negra del Athletic en las eliminatorias coperas desde los años setenta. Sin embargo, en los catorce duelos coperos disputados en San Mamés el Atleti sólo venció en dos. En el resto empató (3) y perdió (9). Antecedentes para todos los gustos. Si los colchoneros quieren seguir adelante en esta Copa deben sobrevivir a San Mamés. Toca sufrir.

Crónica de un partido que duró cuatro horas

Sí, así es, para mí el partido del Atlético de Madrid frente al Rayo duró cuatro horas. Y ni siquiera pude verle. Así que si esperas una crónica al uso, puedes dejar de leer. Lo siento, en próximas ocasiones el contenido será el habitual, pero hoy toca una crónica de esas rarunas.

Pues bien, como tenía que tomar un vuelo, me dirigí a la T1 de Barajas. Una vez allí, con media hora por delante antes de que empezara el encuentro y algo más de hora y media para que saliera el avión me dispuse a buscar una televisión donde ver lo que pudiera de encuentro. No hubo éxito. Ni una maldita televisión. Y si la hay no la ví. Asi que me senté a esperar el momento de embarcar y decidí que seguiría el partido por twitter. La afición del Atleti serían mis ojos.

El once que sacó Simeone era el esperado salvo por la baja de última hora de Tiago que privó a Koke del descanso que tanto parece necesitar. Los tuits se sucedían a toda velocidad. Dos goles a favor del Atleti gracias a una defensa mas colaboracionista que el gobierno de Vichy y al compañerismo de Costa y Sosa que cedieron a Villa y Arda dos goles que podrían haber sido suyos. Entre medias un penalti de Manquillo que paró Courtois. Si ese tío vale 26 millones ya que los paguen. En junio valdrá 100. O más.

Cuando la cosa parecía relajarse otra sucesión de tuits. Vaya, gol del Rayo.  Y la puerta de embarque se abre, “a ver si marca el Atleti y vuelo más tranquilo”, pensé. Y por algo soy Ardaturanista. Doblete del turco para desearme, sin él saberlo, buen viaje.  Descanso y tras él el vuelo que sigue sin salir. Eso sí, ya nos tienen montaditos en el avión esperando nuestro turno para poder despegar.

Los jugadores del Atleti celebran uno de los goles de la noche./Foto:Atlético de Madrid

Los jugadores del Atleti celebran uno de los goles de la noche./Foto:Atlético de Madrid

Puedes nada, a aprovechar Twitter hasta que nos recuerden que los dispositivos electrónicos deben ir apagados. Cosas de ir apretujados en el avión sospeché que el del asiento de al lado era vikingo. Vikinga, mejor dicho. Eso sí, se entristeció al enterarse de la lesión de Óliver. Hombre, él es buen chico y no está bien alegrarse de los infortunios ajenos.

Ahora sí, a volar. El vuelo sin novedades. Y por fin, en el bus hacia el centro de la ciudad hay wifi. Me conecto y lo leo. El Atleti ha ganado 2-4. Unos dicen que el cuarto gol ha sido de Diego Costa. Otros dicen que de Saúl en propia puerta. Infoatleti dice que ha sido de Saúl. Y yo en estadísticas rojiblancas me dio de él. Asi que gol del canterano, aunque juegue de rayista. Tras leer cientos de tuits llegó a la conclusión de que el Atleti jugó al trantrán aprovechando que el Rayo Vallecano encajó más que golpeó y no supo aprovechar la extraña endeblez defensiva de los colchoneros. Sea como fuera, una jornada menos, tres puntos más y el Atleti sigue ahí arriba.