Cuando descubrí a Luis Aragonés

No recuerdo la fecha exacta, pero sería allá por 1994. No recuerdo el motivo concreto, pero sé que salía Luis Aragonés en el telediario, imagino que en una rueda de prensa de un partido. No sé porqué, pero dije algo sobre malo sobre aquel hombre de gafas y pelo cano. Mi padre me echó la bronca. Por la “palabrota” que supongo que diría y además me dijo que ese señor de gafas era Luis Aragonés “uno de los más grandes del Atlético de Madrid”.

Cromo de Luis Aragonés en su época de entrenador del Sevilla

Cromo de Luis Aragonés en su época de entrenador del Sevilla

A mi, principiante seguidor del Atleti, me picó la curiosidad. En una época sin wikipedia ni internet donde buscar en segundos lo que necesitas, me costó un poco lograr saber quien era aquel hombre. Más aún entender la verdadera dimensión de Luis Aragonés en el Atlético de Madrid. A decir verdad, quizá ni hoy en día sea consciente de lo que significa su figura para las rayas rojas y blancas. El caso es que sin apoyos colchoneros en mi entorno y sin más ayuda que la Don Balón y los cromos de fútbol empecé a indagar quien era ese tal Luis Aragonés. Gracias a ellos supe que había estado diez años como jugador y más de quince como entrenador y que había ganado muchos títulos con el Atleti.Desde aquel momento decidí que si quería ser un buen colchonero tendría que saber la historia del club, quién era quién. No podía volver a insultar a un emblema de mi equipo. Lo que sé hoy sobre el Atlético de Madrid se lo debo a Luis Aragonés. Y a mi padre.

Años después de aquello, el Sabio de Hortaleza volvería al Atleti para sacarle de los infiernos. Crearía una identidad y un estilo de juego para la selección y la puso en el sendero de la victoria. Con el tiempo he podido ir conociendo la historia futbolística de Zapatones, así le llamaban en su época de jugador, su forma de jugar, de entrenar y de ser. Él era el Atleti. ¿Cómo si no podría haber salido un día del vestuario siendo entrenador y haber vuelto al día siguiente siendo el entrenador de los que hasta el día anterior habían sido sus compañeros? Porque él era el rojo y el blanco, el oso y el madroño. Aunque no estuviera ligado al club mediante un contrato sí lo estaba por sus ideales y por su amor por estos colores. Cuando se enfrentaba a futbolistas (Romario, Eto’o, Raúl) que se creían por encima del resto, cuando cogía por la pechera a un tipo que pretendía usurpar (y lo lograría) el espíritu colchonero,cuando renunciaba a entrenar al Mallorca en Champions por ayudar a su Atleti a volver a primera, cuando le pedía a un árbitro auxiliar que no pisara el escudo de su equipo o cuando utilizaba ejemplos de barra de bar para explicar cualquier situación futbolística, incluso cuando utilizaba al hablar su famosa coletilla “y tal” (por eso este blog se llama así)  cuando hacía todo eso, estaba humanizando lo que es el Atleti: una bendita imperfección que no deja indiferente a nadie y que sobre todo es de todos. Orgulloso y humilde a la vez.

Desde hoy las rayas rojiblancas del escudo del Atleti brillan un poco menos en la tierra, pero mucho más en el cielo. Sólo queda decir, gracias por todo Luis. Y es que cuando uno descubre a Luis Aragonés está descubriendo al Atlético de Madrid.

Luis Aragonés con la camiseta del equipo de sus amores.

Luis Aragonés con la camiseta del equipo de sus amores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s