Las botas de Diego Costa

Diego Costa ha caído en las garras de la moda(?) y desde hace algunos partidos calza unas horribles botas de color chillón. El asunto responde al acuerdo de patrocinio alcanzado entre el jugador y Adidas. El caso es que, aunque comprensible, a mi no me termina de convencer.

Cada jugador va modulando su carácter y la imagen de si mismo que quiere proyectar hacía el resto. Es su marca. La magia de Kiko, sus regates y su juego de espalda a la portería parecían emanar de esas patillas tan perfectamente cuadradas, tan cercanas a la estética flamenca, al arte del sur. Y de firma personal, el arquero. La coleta y la perilla de Roberto Baggio remarcaban su calidad especial. No defendía y atacaba cuando quería, pero lo hacia increíblemente bien; las patillas y los cuellos almidonados hacían más agresivo a Cantona. En la actualidad, por poner dos ejemplos contra puestos, valdría la defensa del Barça: la melena leonina de Puyol como muestra de carácter frente al look perfectamente cuidado de Piqué reafirmando su calidad técnica pese a ser un defensa. Incluso la cresta de Balotelli y su Why always me? sirven para reforzar la idea de genio loco.
Hasta ahora el delantero colchonero había lucido unas botas de color negro que encajaban perfectamente con su fama de pendenciero, ajeno a toda norma o moda, al margen de la ley. Su juego y su estética iban acordes. Su ferocidad en el campo se acentuaba con su aspecto.Sus galopadas en solitario, que mas parecían estampidas, con una conducción del balón anárquica tenían su correspondencia en su imagen. Sus pobladas cejas hacen aún más penetrante su mirada, sus arrugas dan un aire irónico a su sonrisa y su corte de pelo a medio camino entre lo casual y lo descuidado completaban perfectamente su personaje. Las veces que ha lucido camiseta de manga corta y guantes han sido toda una declaración de intenciones: lo estético siempre irá por detrás de lo práctico. Y eso se traslada a su fútbol, ni un regate de más, ni un recorte (con rebote) de menos.
Ahora Costa seguirá siendo el mismo, pero su estética ya no acompañará a su fútbol. Su carácter oscuro, su fútbol al límite de la ley del fútbol y de la física, incluso del azar (¿cuántos rebotes favorables pueden darse en una misma jugada?), no tendrá plena correspondencia con su aspecto. Sus botas de colores histriónicos chocan con el carácter de un jugador que no exagera ni una sola de sus acciones. Diego Costa, el delantero al forajido, ha sido apresado por la más terrible de las leyes, la de la moda deportiva.
Anuncios

Un pensamiento en “Las botas de Diego Costa

  1. Pingback: Esto es Atleti 2014, Semana 9 | Esto es Atleti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s