Ad augusta per angusta

Dicen los más viejos del lugar que el Atleti ya había disputado unas semifinales de Copa de Europa. Los más jóvenes, y los que no lo son tanto, nunca habían disfrutado de su equipo en esa ronda de la mejor competición de clubes del mundo. Hasta ahora. Simeone y los suyos se han metido entre los cuatro mejores tras superar al Barça. El gol de Koke y el inconmensurable trabajo de todo el equipo dieron el pase a conjunto colchonero. En semifinales esperan Chelsea, Bayern y Real Madrid. El sorteo, el viernes.

Comenzó el partido mucho antes de lo que dictó la UEFA ya que el Atlético de Madrid hizo un llamamiento a su hinchada para que empujase desde el calentamiento. Y vaya si lo hizo. Con un precioso mosaico donde se recordaba una de las frases más famosas de Luis Aragonés, la afición rojiblanca demostró estar entre las mejores del mundo. Así, apretando como nunca, los jugadores colchoneros notaron desde el primer minuto el aliento de su gente.

No fue mucho más de dos minutos lo que tardó el Atlético en recordar al Barça que estaba en su casa y que él iba a ser el dueño del partido. La posesión fue azulgrana, pero no la iniciativa. Así, a los cuatro minutos Adrián envió un balón al larguero que Villa recogió en el lateral del área, centró, Adrián dejó de cabeza para Koke, que estaba solo, y batió a Pinto. El gol animó a los colchoneros y en menos de diez minutos volvieron a encontrarse dos veces más con la madera. Fue Villa el que envió sendos disparos al palo cuando la afición ya cantaba gol. No estuvo acertado de cara a la portería, pero el trabajo del Guaje fue sensacional. Como el del otro asturiano. Adrián volvía a ser titular sin mayores méritos para serlo que la baja de Costa y la falta de otro delantero en el equipo. A pesar de ello, el asturiano jugó a buen nivel y dejó un puñado de buenas acciones. Quizá haya esperanza para el de Teverga.

La presión en campo contrario de los colchoneros dificultaba mucho la salida del balon del Barça que se vio superado por la intensidad del Atleti. Así, tan sólo a través de centros laterales de Alves y alguna jugada aislada de Neymar el club catalán dio señales de peligro. De hecho, su mayor peligro residía en que el conjunto del Cholo no había conseguido cerrar el partido.

Tras el descanso, el Barça dio un par de pasos hacía adelante y se dispuso a asediar la portería del Courtois. Los once jugadores del Atleti se juntaron, se ciñeron el casco y se conminaron a aguantar el ataque buscando alguna contra que matase el partido. El problema era que Adrián no tiene la forma adecuada para aguantar  partidos a este ritmo y a la tercera salida a la contra se le vio fundido. Algo más aguantó un heroico Villa que se mereció el gol. Su labor defensiva se ve menos, pero es más meritoria que sus goles. Así la media hora de la segunda mitad el Cholo ya había hecho dos cambios: Diego había entrado por Adrián y el Cebolla por Villa. Control y velocidad. Con Diego Simeone quería que el balón les durase más a los suyos y que las contras tuviesen esa punta de velocidad y brega que siempre aporta el uruguayo.

El asedio del Barça parecía arreciar cuando Neymar se plantó sólo ante Courtois que fue al suelo y le sacó el balón con la mano, la pelota le cayó a Messi que se vio acorralado de nuevo por el belga y por Filipe Luis: el balón acabó siendo saque de portería. Cuando parecía que peor lo pasaría el Atleti se sacudió la presión con un par de contras que metieron el miedo en el cuerpo al Barça: no podía descuidarse. El conjunto barcelonista seguía tocando, pero sin peligro. El peligro blaugrana sólo existía porque el Atleti no había matado el encuentro.  Finalmente, los jugadores rojiblancos se mostraron fisicamente superiores a sus rivales y en los últimos minutos del encuentro las sensaciones eran favorables al Atlético de Madrid: los suyos había desactivado otra vez a Messi y esta vez no habían aparecido ni Iniesta ni Neymar para resolver el entuerto.

El Atleti está en semifinales de la Champions sin estrellas, pero con un señor entrenador. Sin egos que sobresalgan en un equipo que encarna los valores que proclama el propio Club: Ad augusta per angusta, la gloria se consigue luchando. Cada vez está más cerca.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s