El Atleti no rompe al Chelsea

Parecía probable que Mourinho jugase la baza defensiva en el Calderón y lo que era una mera probabilidad se convirtió en certeza cuando se conoció el once titular en el que estaba Torres, como faro ofensivo de un equipo que sólo pensaba en defender. El Calderón le recibió como el ídolo que fue y que aún hoy es para muchos. Por su parte Simeone trató de buscar fisuras en la armadura rival con Diego en lugar de Villa. No dio con ellas, por lo que habrá que ir a Stamford Bridge a pelear por un hueco en la final.

Comenzó el partido con el Atlético de Madrid dominando la pelota y con el Chelsea parapetado en su área. Y continuó así. Más aún cuando a los veinte minutos Cech tuvo que ser sustituido al caer mal y hacerse daño en un brazo. Sin la seguridad del checo, el conjunto blue dio otro pasito atrás. Así, el Atleti intentaba sin éxito encontrar una fisura a ese entramado defensivo perfectamente construido por Mourinho. El Chelsea no sufría. Ni los centros laterales de Juanfran o Filipe a la cabeza de Raúl García, ni los disparos desde lejos incomodaban a los londinenses que únicamente se acordaban de que Torres estaba en el campo cuando le enviaban algún pase lejano buscando su velocidad. Sino tuvo más éxito es porque Godín y Miranda están perfectamente compenetrados. Así, con el Atleti incapaz de derribar el muro defensivo de Mou y con el Chelsea cómodo en su área se llegó al descanso.

En la segunda mitad el guión fue el mismo. El Atleti merodeaba el área rival, pero sin ocasiones claras de hincar el diente a un pastel en forma de gol que no llegaría. Se acercó un poco con la entrada de Arda, en lugar de Diego, y de Sosa, en lugar de Mario Suárez, pero no se pudo concretar. Sorprendió el cambio de Diego ya que estaba siendo el mejor y parecía que su sociedad con Arda podría generar peligro por abajo, pero Simeone entendió que la solución sería el juego por las bandas. Esta vez no lo fue.

Tampoco la estrategia sirvió a los colchoneros ya que los defensores del Chelsea estuvieron muy seguros por alto. Incluso sin Terry, que se tuvo que marchar lesionado, los blues se mostraron insuperables por alto. Al final, con el gesto torcido por no haber logrado un gol que les diese ventaja para Stamford Bridge los colchoneros abandonaron el Calderón prometiendo pelear el pase a la final. Si fuera fácil, no merecería la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s