¿Por qué no soñar?

Quiso el azar que el último partido de cada vuelta liguera fuera entre Atlético de Madrid y Barça. Los dos equipos españoles que más títulos han conquistado en el último lustro y que además ocupan las dos primeras plazas ligueras, separados únicamente por tres puntos. Una diferencia que se pondrá a prueba dentro de seis jornadas, cuando los blaugranas visiten el Calderón.  Un duelo de altura que históricamente ha dejado partidos para recordar y que en esta ocasión puede afectar al devenir liguero. Unos pocos afortunados podrán vivir el duelo en primera persona, en el Vicente Calderón. ¿Por qué? Porque compran sus entradas para el partido aquí.

Basta echar la mirada atrás para darse cuenta de que los enfrentamientos entre ambos equipos son de infarto: remontadas históricas, como aquella protagonizada por Kosecki, Pedro y Caminero en la temporada 93/94 o aquella otra más reciente en la que Forlán y Agüero se valieron para remontar a los azulgranas. Aunque desde 2010 el Atleti no vence al Barça, los últimos duelos de la mano de Simeone han dejado unas gratas sensaciones en la afición colchonera, basta recordar la Supercopa de España donde el equipo del Tata Martino fue incapaz de vencer a los del Cholo.

Una afición, la rojiblanca, que ha saboreado las mieles del triunfo en las últimas temporadas y que se ha acostumbrado a ver a su equipo ganar. En el Calderón y fuera. El Atleti no se cansa de ganar como su tampoco su afición ve verle hacerlo. Y es que a pesar de que recientemente se ha conocido que el equipo del Manzanares cuenta con más de 62.000 socios, quien compra las entradas de todos los partidos del Atleti aqui, sabe que tiene sus sitio en el estadio asegurado. Gente con criterio que ha visto golear a Rayo y Betis, caminar con paso firme en la Champions y que además, vive la vida en rojo y blanco en primera persona.