Vale todo menos perder

El empate a cero de la ida facilita que el Atleti alcance la final siempre y cuando empate a goles o gane. Opciones que no serán fáciles ya que enfrente estará el Chelsea y Stamford Bridge, el feudo blue. Simeone no podrá contar con Gabi, sancionado por acumulación de tarjetas. El partido decidirá quien viaja a Lisboa para enfrentarse al Real Madrid en la final.

La dificultad del duelo reside en la fortaleza defensiva del Chelsea y en su capacidad de matar el partido a la contra como ya demostró frente al Liverpool en la Premier. Además, el cojunto blue presiviblemente recupere a todos sus jugadores lesionados, por lo que solo tendría las bajas de Obi Mikel y Lampard. Importantes sí, pero subsanables para alegría londinense.

No todo son malas noticias para el Atlético de Madrid. La sensible baja de Gabi será suplida por Tiago y quizá Arda pueda participar de inicio. Que juegue o no el turco determinará el once en la faceta ofensiva. Si juega, Raúl García acompañará a Costa en punta, si no lo hace, seguramente el navarro o Diego intercambien su posición en la banda a lo largo del encuentro.  Simeone deberá jugar con la necesidad del rival de marcar un gol para pasar a la final y con su dificultad para ganar los partidos desde la posesión. Su capacidad de saber leer el encuentro y decidir lo mejor para su equipo será determinante. El partido se ganará desde el banquillo.

Dice la historia que el Atleti nunca ha ganado en Stamford Bridge, donde sólo ha jugado una vez y cayó derrotado por cuatro a cero. No es un buen antecedente desde luego, pero esta vez los colchoneros saben que sus jugadores pelearan como el mejor. Quizá lo sean.

Anuncios

El Atleti quiere licencia para soñar

Recibe el Atlético de Madrid al Chelsea de Mourinho en la ida de las semifinales de la Champions evitando ponerse el traje de favorito. Normal, por presupuesto y trayectoria reciente, los favoritos son otros. Los rojiblancos no cambian el discurso que les ha llevado a unas semifinales de Champions cuarenta años después de aquella frente al Celtic. El Calderón se vestirá de gala para tratar de llevar en volandas a su equipo.

Simeone cuenta con el aliento de una hinchada entregada a su religión y con el trabajo de unos jugadores que van a dejarse la vida por este proyecto. Así pues las dudas en el once son pocas. Mario o Tiago por un lado y Diego o Villa por otro. El resto serán los de siempre dado que Arda no ha llegado a tiempo y esperará el banquillo su oportunidad. Que eso no sea un drama es una sensacional noticia. Quien finalmente si que jugará será Courtois. El belga pone el morbo en una eliminatoria entre dos equipos con varios vasos comunicantes.

Hablo de Fernando Torres. El que fuera “el Niño” del Calderón no esconde su corazón rojiblanco, pero es un profesional y va de azul. La hinchada le recibirá con los brazos abiertos, pero hoy es un rival al que vencer. Y no será fácil. El Chelsea de Mourinho es ese tipo de equipo con calidad para ganarte fácil, seguridad defensiva para no pasar apuros, pero que por una razón u otra siempre acaba ganando sus duelos por detalles. La duda de Hazard y las bajas de Ivanovic, sancionado y Matic, que no puede jugar por haberlo hecho con el Benfica en esta edición, inclinan la balanza de los detalles hacia el Atleti, pero…se equivocarán los rojiblancos si piensan que el Chelsea será más fácil que el Barça. Se está recordando mucho la Supercopa de Europa de hace dos años y demasiado poco el anterior cruce de Champions entre ambos equipos. Esto son unas semifinales de Copa de Europa y enfrente está el Chelsea. Casi nada. Eso si, si sucede, será maravilloso.

Con bajas y a lo Cholo

Encara el Atlético de Madrid la vuelta de los cuartos de final frente al Barça consciente de su papel. A pesar de que empate de la ida le concede alguna ventaja sobe su rival, las bajas del equipo son tan importantes que cualquier posible ventaja se reduce a la mínima expresión. La duda de Diego Costa, que en ningún caso estará a tope, y la baja segura de Arda merman a un equipo sobre el que pesan algunas dudas sobre su físico. Sea como sea y jueguen los que jueguen, el Atleti deberá competir si quiere plantar cara a su rival y soñar con las semifinales. Los favoritos son otros.

Una semifinales que están a noventas minutos de juego en el Calderón que Simeone quiere que sea determinante. Si frente al Villarreal la hinchada rojiblanca sostuvo a su equipo frente al Barcelona no sólo deber aguantarlo cuando las fuerzas flaqueen sino que deberá presionar a los jugadores azulgranas. La hinchada se ha conjurado para ser determinante en la noche más importante de años en el Calderón. 

Simeone alienará a su defensa de gala, pero deberá improvisar en ataque. Las bajas de Arda y, posiblemente, Diego Costa, dejan muy mermado el ataque colchonero, por lo que el Cholo deberá recomponerlo. Raúl García y Adrián son los candidatos a sustituirlos. Así lo confirmó el Cholo en la rueda de prensa previa al encuentro en la que aseguró que si Costa no llega el asturiano será el acompañante de Villa. Una sorpresa que no invita al optimismo vista la trayectoria del de Teverga en las dos últimas temporadas. Si tiene que resucitar que sea ahora.

Por su parte, el Barça llega con las bajas de Valdés, Puyol y Piqué, por lo que su problema es defensivo. Una situación que ya se vivió en la ida y que el conjunto catalán no acusó en exceso. Por otro lado, el Tata Martino podrá contar con todos sus efectivos en ataque. Necesitan marcar y saldrán a ello.

En el Atleti saben que contener durante todo el partido las embestidas blaugranas es algo extremadamente complicado aunque ya se consiguió en Liga y en la vuelta de la Supercopa, pero aquellas eran otras circunstancias. El Cholo lo sabe y seguramente tenga un plan. En ello confía la afición rojiblanca para alcanzar las semifinales.