El Atleti quiere licencia para soñar

Recibe el Atlético de Madrid al Chelsea de Mourinho en la ida de las semifinales de la Champions evitando ponerse el traje de favorito. Normal, por presupuesto y trayectoria reciente, los favoritos son otros. Los rojiblancos no cambian el discurso que les ha llevado a unas semifinales de Champions cuarenta años después de aquella frente al Celtic. El Calderón se vestirá de gala para tratar de llevar en volandas a su equipo.

Simeone cuenta con el aliento de una hinchada entregada a su religión y con el trabajo de unos jugadores que van a dejarse la vida por este proyecto. Así pues las dudas en el once son pocas. Mario o Tiago por un lado y Diego o Villa por otro. El resto serán los de siempre dado que Arda no ha llegado a tiempo y esperará el banquillo su oportunidad. Que eso no sea un drama es una sensacional noticia. Quien finalmente si que jugará será Courtois. El belga pone el morbo en una eliminatoria entre dos equipos con varios vasos comunicantes.

Hablo de Fernando Torres. El que fuera “el Niño” del Calderón no esconde su corazón rojiblanco, pero es un profesional y va de azul. La hinchada le recibirá con los brazos abiertos, pero hoy es un rival al que vencer. Y no será fácil. El Chelsea de Mourinho es ese tipo de equipo con calidad para ganarte fácil, seguridad defensiva para no pasar apuros, pero que por una razón u otra siempre acaba ganando sus duelos por detalles. La duda de Hazard y las bajas de Ivanovic, sancionado y Matic, que no puede jugar por haberlo hecho con el Benfica en esta edición, inclinan la balanza de los detalles hacia el Atleti, pero…se equivocarán los rojiblancos si piensan que el Chelsea será más fácil que el Barça. Se está recordando mucho la Supercopa de Europa de hace dos años y demasiado poco el anterior cruce de Champions entre ambos equipos. Esto son unas semifinales de Copa de Europa y enfrente está el Chelsea. Casi nada. Eso si, si sucede, será maravilloso.

Anuncios

Ad augusta per angusta

Dicen los más viejos del lugar que el Atleti ya había disputado unas semifinales de Copa de Europa. Los más jóvenes, y los que no lo son tanto, nunca habían disfrutado de su equipo en esa ronda de la mejor competición de clubes del mundo. Hasta ahora. Simeone y los suyos se han metido entre los cuatro mejores tras superar al Barça. El gol de Koke y el inconmensurable trabajo de todo el equipo dieron el pase a conjunto colchonero. En semifinales esperan Chelsea, Bayern y Real Madrid. El sorteo, el viernes.

Comenzó el partido mucho antes de lo que dictó la UEFA ya que el Atlético de Madrid hizo un llamamiento a su hinchada para que empujase desde el calentamiento. Y vaya si lo hizo. Con un precioso mosaico donde se recordaba una de las frases más famosas de Luis Aragonés, la afición rojiblanca demostró estar entre las mejores del mundo. Así, apretando como nunca, los jugadores colchoneros notaron desde el primer minuto el aliento de su gente.

No fue mucho más de dos minutos lo que tardó el Atlético en recordar al Barça que estaba en su casa y que él iba a ser el dueño del partido. La posesión fue azulgrana, pero no la iniciativa. Así, a los cuatro minutos Adrián envió un balón al larguero que Villa recogió en el lateral del área, centró, Adrián dejó de cabeza para Koke, que estaba solo, y batió a Pinto. El gol animó a los colchoneros y en menos de diez minutos volvieron a encontrarse dos veces más con la madera. Fue Villa el que envió sendos disparos al palo cuando la afición ya cantaba gol. No estuvo acertado de cara a la portería, pero el trabajo del Guaje fue sensacional. Como el del otro asturiano. Adrián volvía a ser titular sin mayores méritos para serlo que la baja de Costa y la falta de otro delantero en el equipo. A pesar de ello, el asturiano jugó a buen nivel y dejó un puñado de buenas acciones. Quizá haya esperanza para el de Teverga.

La presión en campo contrario de los colchoneros dificultaba mucho la salida del balon del Barça que se vio superado por la intensidad del Atleti. Así, tan sólo a través de centros laterales de Alves y alguna jugada aislada de Neymar el club catalán dio señales de peligro. De hecho, su mayor peligro residía en que el conjunto del Cholo no había conseguido cerrar el partido.

Tras el descanso, el Barça dio un par de pasos hacía adelante y se dispuso a asediar la portería del Courtois. Los once jugadores del Atleti se juntaron, se ciñeron el casco y se conminaron a aguantar el ataque buscando alguna contra que matase el partido. El problema era que Adrián no tiene la forma adecuada para aguantar  partidos a este ritmo y a la tercera salida a la contra se le vio fundido. Algo más aguantó un heroico Villa que se mereció el gol. Su labor defensiva se ve menos, pero es más meritoria que sus goles. Así la media hora de la segunda mitad el Cholo ya había hecho dos cambios: Diego había entrado por Adrián y el Cebolla por Villa. Control y velocidad. Con Diego Simeone quería que el balón les durase más a los suyos y que las contras tuviesen esa punta de velocidad y brega que siempre aporta el uruguayo.

El asedio del Barça parecía arreciar cuando Neymar se plantó sólo ante Courtois que fue al suelo y le sacó el balón con la mano, la pelota le cayó a Messi que se vio acorralado de nuevo por el belga y por Filipe Luis: el balón acabó siendo saque de portería. Cuando parecía que peor lo pasaría el Atleti se sacudió la presión con un par de contras que metieron el miedo en el cuerpo al Barça: no podía descuidarse. El conjunto barcelonista seguía tocando, pero sin peligro. El peligro blaugrana sólo existía porque el Atleti no había matado el encuentro.  Finalmente, los jugadores rojiblancos se mostraron fisicamente superiores a sus rivales y en los últimos minutos del encuentro las sensaciones eran favorables al Atlético de Madrid: los suyos había desactivado otra vez a Messi y esta vez no habían aparecido ni Iniesta ni Neymar para resolver el entuerto.

El Atleti está en semifinales de la Champions sin estrellas, pero con un señor entrenador. Sin egos que sobresalgan en un equipo que encarna los valores que proclama el propio Club: Ad augusta per angusta, la gloria se consigue luchando. Cada vez está más cerca.

 

Con bajas y a lo Cholo

Encara el Atlético de Madrid la vuelta de los cuartos de final frente al Barça consciente de su papel. A pesar de que empate de la ida le concede alguna ventaja sobe su rival, las bajas del equipo son tan importantes que cualquier posible ventaja se reduce a la mínima expresión. La duda de Diego Costa, que en ningún caso estará a tope, y la baja segura de Arda merman a un equipo sobre el que pesan algunas dudas sobre su físico. Sea como sea y jueguen los que jueguen, el Atleti deberá competir si quiere plantar cara a su rival y soñar con las semifinales. Los favoritos son otros.

Una semifinales que están a noventas minutos de juego en el Calderón que Simeone quiere que sea determinante. Si frente al Villarreal la hinchada rojiblanca sostuvo a su equipo frente al Barcelona no sólo deber aguantarlo cuando las fuerzas flaqueen sino que deberá presionar a los jugadores azulgranas. La hinchada se ha conjurado para ser determinante en la noche más importante de años en el Calderón. 

Simeone alienará a su defensa de gala, pero deberá improvisar en ataque. Las bajas de Arda y, posiblemente, Diego Costa, dejan muy mermado el ataque colchonero, por lo que el Cholo deberá recomponerlo. Raúl García y Adrián son los candidatos a sustituirlos. Así lo confirmó el Cholo en la rueda de prensa previa al encuentro en la que aseguró que si Costa no llega el asturiano será el acompañante de Villa. Una sorpresa que no invita al optimismo vista la trayectoria del de Teverga en las dos últimas temporadas. Si tiene que resucitar que sea ahora.

Por su parte, el Barça llega con las bajas de Valdés, Puyol y Piqué, por lo que su problema es defensivo. Una situación que ya se vivió en la ida y que el conjunto catalán no acusó en exceso. Por otro lado, el Tata Martino podrá contar con todos sus efectivos en ataque. Necesitan marcar y saldrán a ello.

En el Atleti saben que contener durante todo el partido las embestidas blaugranas es algo extremadamente complicado aunque ya se consiguió en Liga y en la vuelta de la Supercopa, pero aquellas eran otras circunstancias. El Cholo lo sabe y seguramente tenga un plan. En ello confía la afición rojiblanca para alcanzar las semifinales.