El peor Atleti del Cholismo

Afrontaba el Atleti el partido frente al Almería con la necesidad de ganar para continuar en liderando la Liga en solitario y, sobre todo, para desterrar las malas sensaciones dejadas tras el duelo de Copa frente al Madrid. No sólo perdió, sino que además dejó muchas dudas sobre el césped. Y ya saben, lo que no mejora, empeora.

Antes del partido el Atlético de Madrid ya tenía malas noticias. Courtois no se había recuperado de sus molestias y Aranzubía sería titular. El portero vasco debutaba en Liga con los colchoneros y vaya debut. Además de en la portería, Simeone daba la titularidad a Manquillo en lugar de Insua, pero cambiaba a Juanfran de banda. El técnico ha castigado al lateral argentino por su actuación ante el Madrid. Ese castigo no afectó al rendimiento en la banda derecha ya que Manquillo hizo un buen partido, pero si que repercutió en el trabajo de Juanfran que nunca se acopló a la banda izquierda.

El partido fue bastante tosco, con un Almeria centrado en cortar el juego rojiblanco y un Atleti muy espeso. Ni Arda ni Diego tenían claridad de ideas en los últimos metros y sólo los disparos desde fuera del área del brasileño llevaban algún peligro. Con Diego Costa bien defendido y Raúl García perdido en la banda el peligro dentro del área era nulo. Al menos la defensa colchonera no sufría y Aranzubía vivió la primera parte como un espectador más.

En la segunda mitad parecía que el Atleti se lanzaría a por la victoria, pero lo cierto es que no hubo ni intención. O mejor dicho, no hubo claridad. El Almería se defendía bien, ayudado por la permisividad arbitral y, sobre todo, por la inoperancia ofensiva del equipo. A ello ayudó que Simeone sustituyó a Diego para dar entrada a Sosa y que Tiago se tuvo que retirar lesionado tras una grave entrada de un rival. Toda la creacción ofensiva debía llegar de la mano de Arda, pero tampoco era su día. Para tratar de dar más calidad al ataque colchonero el Cholo dio entrada a Adrián en lugar de Raúl García. Con el cambio el Atleti perdió la entrega de Raúl García y su olfato goleador y ganó la indolencia del asturiano. Adrián no merece jugar ni los minutos de la basura.

Gabi defendiendo la portería tras la expulsión de Aranzubía./Foto:Atlético de Madrid

Gabi defendiendo la portería tras la expulsión de Aranzubía./Foto:Atlético de Madrid

Poco a poco se fue mascando la tragedia. Primero una contra del Almeria que acabó con un disparo que dio en los dos palos y se paseó por la línea de gol ante la mirada de Aranzubía. Y después, la debacle.  Un centro chut de Verza se envenenó y acabó superando al portero colchonero que no se sabe muy bien que hizo. El gol supuso un mazazo para el Atleti del que no se repuso ya que minutos después, Aranzubía terminó de liarla. Miranda le cedió un balón para que lo despejase, pero el vasco no lo hizo y trato de hacer…¿algo?, pero lo que sucedió fue que el delantero almeriense le robó el balón y el portero acabó haciendo penalti. O eso entendió el árbitro, porque no era. Y tarjeta roja. Con los tres cambios realizados, el capitán, Gabi tuvo que ponerse de portero para tratar de parar el penalti. No hubo suerte. Verza anotó el 2-0 y el Almeria celebró la victoria durante los minutos restantes en los que el Atleti no llevó peligro sobre la portería rival.

El Atlético pierde el liderato y lo que es peor, siembra dudas sobre su actual momento de juego justo cuando parecía que se superaba el bache del mes de enero.

Anuncios

Atlético de Madrid – Sant Andreu Vuelta de 1/16 de la Copa del Rey

El penúltimo partido del Atleti en este memorable 2013 se presenta como un auténtico trámite dado que parece poco probable, casi imposible, que el Sant Andreu sorprenda a los de Simeone y remonte el 0-4 de la ida. Por ello y por el deseo de que todos los jugadores puedan demostrar su valía el Cholo ha dejado sin convocar a gran parte de los habituales. Será el momento de que los suplentes muestren sus credenciales.

Para hacer algo más apetecible el encuentro a los seguidores rojiblancos, la directiva ofrece entradas a un euro para los socios desempleados y a partir de 5 euros para el resto. Quienes se acerquen se encontraran con un once desconocido, pero en el que el Cholo espera que se reconozca el estilo del equipo. Jugadores como Manquillo, Gimenez, Insúa, Óliver, Guilavogui, Adrián, Cristian Rodriguez  o Leo Baptistao posiblemente tengan su oportunidad de convencer a Simeone. Dado que de los titulares sólo han sido convocados Godín y Gabi, el técnico ha tenido que llamar a tres jugadores de las categorias inferiores para completar la convocatoria. Quien sí está en ella es Guilavogui que parece recuperado de sus molestias.

Simeone dará descanso a  los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Simeone dará descanso a los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Por su parte el Sant Andreu, que viaja a Madrid escoltado por parte de su hinchada, llega con la intención de disfrutar del encuentro y el ambiente. Para ellos no perder sería válido. Quien nada tiene que perder, todo puede ganar. Ahí estará su peligro.

Con la eliminatoria resuelta es complicado encontrarle atractivo a este partido. Como a esta Copa a doble partido. Y luego hablan de calendarios ajustados y falta de fechas. Sinsentido.

Ganar como forma de vida

Nada se jugaba el Atleti salvo el premio económico de la UEFA por ganar, batir otro récord del club y contribuir a eliminar al Oporto y así devolver viejas afrentas. Aún así se lo tomo como manda el Cholismo, es decir, como si fuese el último partido de sus vidas. Por muchas rotaciones (Aranzubía, Manquillo, Alderweireld, Insúa, Óliver, Adrián y Raúl García fueron titulares) que haga la intensidad no disminuye.

El Oporto, sabedor de que debía ganar para aferrarse a las pocas opciones de pasar a octavos que tenía, presento batalla: hasta cuatro disparos envío a los palos y erró un penalti con 1-0 en el marcador. Pronto se hizo patente que la suerte no estaba de parte de los portugueses. Una diosa, la de la divina fortuna, que ha tocado con su varita a Raúl García recompensando así su sufrido y silencioso trabajo pasado. El navarro, que se ha desecho del disfraz de centrocampista, se sacó un zapatazo casi sin ángulo que termino en gol con la inestimable ayuda de Helton, el portero del Oporto. Con el 1-0 en el marcador Aranzubía, que debutaba en Champions con el Atleti, hizo un penalti inexplicable en una jugada tan peligrosa como el beso de una madre. En otro tiempo tal calamidad hubiese condenado al portero, pero la magia que rodea al equipo quiso que adivinase la dirección del balón y despejase el penalti. Inercia lo llaman.

Diego Costa celebra su gol./Foto:Atlético de Madrid

Diego Costa celebra su gol./Foto:Atlético de Madrid

Minutos después del penalti Diego Costa, en una de sus cabalgadas, se plantó sólo delante de Helton pero no acertó a batirle. Diego, que es hombre de buen corazón avisó al cancerbero del Oporto, “una fallo, dos no” parece que le dijo en un diálogo a distancia que mantuvieron tras la ocasión. Y no le engañó. Después de una de las muchas ocasiones que tuvo el Oporto en la primera parte el balón le llegó a Óliver que puso un fenomenal balón a Diego Costa que tras prolongar con la cabeza para quitarse del medio al portero rival remató a portería vacía marcando el 2-0.  El resultado ya no se movería a pesar de que el Atlético de Madrid dispuso de alguna oportunidad más y de que el Oporto se pasó la segunda parte acechando la portería colchonera sin éxito.

La victoria permite al Atleti lograr su récord histórico de puntos en una liguilla de la Champions, sumar otro millón más a las ganancias de la Champions y continuar sumando partidos invicto en el Calderón que ya es un fortín gracias a que Simeone ha enseñado una nueva forma de vida a los suyos. La de ganar.