El Cholo no frena las tropelías del Gilismo (II)

Si en la portería el Atleti ha fichado a un portero para que juegue en Grecia y al portero más goleado de la pasada Liga como suplente del actual Zamora, en defensa también ha habido varios movimientos. Unos acertados y otros desconcertantes.

Primero, por extraño, vamos con los aciertos. El Atleti decidió prescindir del Cata Díaz a raíz de su ataque de matonismo contra un aficionado rojiblanco. Seguramente el Cholo tuviese mucho que ver en esa decisión ya que el jugador demostró su incapacidad para representar al Atlético de Madrid dentro y fuera del césped.  Su marcha a Boca fue todo un acierto. Otra buena gestión de la directiva fue el fichaje del joven central uruguayo Giménez. El defensor deslumbró en el Mundial sub-20 donde quedó subcampeón con su selección. Su compra se anunció en abril y si en un primer momento dejó ciertas dudas, parte de ellas se disiparon al verle en acción en el campeonato de selecciones de este verano. Habrá que ver como se desenvuelve con el Atleti, pero, a priori, es un acierto de la directiva.

El central uruguayo es uno de los fichajes para la defensa

El central uruguayo es uno de los fichajes para la defensa

A esos dos aciertos hay que sumar las salidas de Domingo Cisma, que finalizaba contrato, al Elche, Pulido, que se cansó de esperar su oportunidad, al Castilla, Silvio se fue cedido al Benfica y Leandro Cabrera que se desvinculó del Atleti para recalar en el filial del Real Madrid. Todas esas salidas, por unas razones u otras, se pueden valorar como buenas actuaciones de la directiva. Aunque suene raro.

Y Demichelis ¿que? ¿acierto o error? Un error desde luego que no, vino gratis y se le ha vendido por 5 millones de euros al City. En el aspecto económico es impecable, pero el deportivo es indefendible. No disputó ni un sólo minuto oficial como rojiblanco, pero el Cholo contaba con él, de hecho, según reconoció el central argentino, el técnico fue uno de los mayores impulsores de su fichaje. Esto pone de manifiesto que el Atlético de Madrid, en más ocasiones de las convenientes, prima la faceta económica sobre la deportiva. En este caso, el azar ha querido que Demichelis se lesione nada más llegar a Manchester, y que el Atleti haya encontrado “a tiempo” un recambio para el argentino. Veremos si es de garantías. Quien le ha visto jugar dice que sí, pero…

Fichado en los últimos días de mercado, el belga está llamado a ser el tercer central rojiblanco

Fichado en los últimos días de mercado, el belga está llamado a ser el tercer central rojiblanco

¿Y quien es ese recambio? Es Toby Alderweireld, un central belga de 24 años procedente del Ajax. Titular en la selección de su país, su coste ha rondado los 7 millones de euros, aunque dada la opacidad de Atleti para estos temas puede haber sido más. Y también menos. Sea como fuere, el tercer central del Atleti ha llegado con la Liga ya empezada y sin hacer la misma preparación física que el resto de sus compañeros. En un club donde primase el aspecto deportivo al económico esto no entraría en “el cajón de las buenas gestiones”, pero el Atleti desde hace demasiado tiempo está a otra cosa. A llenar el bolsillo. De sus dueños.

Anuncios

Sin suerte, la derrota duele más

Decía un profesor mío que los gafes existen. Que él lo tenía más que comprobado. Viendo la mala suerte que está teniendo Asenjo y la que el Atleti tiene cuando él juega empiezo a pensar que mi profesor tenía razón.

No sería justo decir que Asenjo es el culpable de la derrota. Tampoco la culpa fue del Cholo. Ni de la mala suerte. Ni del mal día de muchos jugadores. Ni de la afición que no acompañó al equipo. Ni tampoco mía o de todos aquellos que pensamos que este equipo era menos de lo que es. Frente al Rubin Kazan se han dado todas las circunstancias posibles para que este partido se perdiese. Incluso para que la eliminatoria estuviese casi imposible. Y por dios que cualquiera que haya visto el partido puede dar fe de ello.

 

Saltó el Atleti al campo con un once con las rotaciones lógicas para dar descanso y para que todos estén a tope de cara al futuro. El problema es que el futuro que nos aguarda con alguno de ellos es muy negro. Asenjo, con el que el Calderón murmulla cuando juega y quizá por ello él esté como un flan. El Cata que podría ser un muy buen portero de discoteca. Quizá hace tiempo que lo debería ser. Mario que está lejos de su mejor nivel y ahora ni presiona, ni roba, ni da juego. Tiago no engaña. Sin oxigeno para ser la intensidad del equipo su función es la de complemento y no otra. El Cebolla es otro que no engaña. Fuerza e intensidad, pero mejor como revulsivo. Y Adrián, ¡Ay, Adrián! Nada por aquí y nada por allá.  Y para colmo de males, Filipe exhausto, Arda y Juanfran grises tenían a Falcao desasistido y desquiciado.

Los jugadores del Atleti no tuvieron su día de cara al gol/Foto:Atlético de Madrid

Los jugadores del Atleti no tuvieron su día de cara al gol/Foto:Atlético de Madrid

Apenas se llevaban cinco minutos de partido cuando en la primera aproximación rusa llegó el gol. Un disparo que Asenjo no atrapó fue a parar a las cercanías de un jugador del Rubin que marcó ante la mirada de la defensa. El gol noqueó al Atleti que no consiguió despertar hasta el descanso cuando se encontró con una expulsión por doble amarilla de un central ruso.

En la segunda parte Simeone trató de enmendar la situación y se jugó el todo por el todo dejando únicamente a Godín y Tiago en defensa aprovechando que el Rubín había renunciado a atacar. Las ocasiones sin ser claras iban llegando y se iban fallando. Falcao, Adrián y el Cebolla tuvieron algunas bastante claras. Pero no, no era el día.

Y en esas llegó el córner final y el despropósito que ponía un broche grotesco a la noche. El Cholo le dice a Asenjo que suba a rematar. Los rusos se hacen con el rechace y ante la pasividad de Juanfran que no hace una falta de manual, Eremenko pone el balón para que Orbaiz marque a puerta vacía. 0-2 y cara de tontos.

El Atleti tiene que viajar a Rusia con la difícil (casi imposible) misión de ganar por dos o más goles. No se puede tirar una competición de esta manera. Por vergüenza. Porque la temporada merece un buen final. Por la afición. Por los colores y la historia que representan. Porque son el Atlético de Madrid.

Ridículo en Vallecas

El Atleti tiene un problema. Cuando se aleja del río Manzanares el equipo no consigue ganar sus compromisos. Pierde puntos y lo que es peor pierde sus señas de identidad. Así le ha sucedido en Vallecas donde estuvo desordenado, blando en defensa e impreciso en ataque. Nunca entró en el partido y el Rayo le pasó por encima.

El Cholo decidió dar descanso a Arda y Godin dando entrada en su lugar a Raúl García y el Cata Díaz. Simeone  debe dosificar los esfuerzos de sus jugadores si quiere luchar por los objetivos en las tres competiciones. La plantilla es más corta de lo que se pensaba y el rendimiento de algunos jugadores está lastrando la competitividad del equipo. Adrián no aportó nada en ataque. Mario Suárez estuvo desaparecido y Raúl García no encuentra su lugar en el campo. Ni es un segundo punta, ni es hombre de banda, ni es un organizador. Su juego gris y torpe es desesperante.

Si a las mencionadas rotaciones le sumamos la caraja con la que el Atlético de Madrid saltó al terreno de juego obtenemos un gol del Rayo a los dos minutos y una sucesión de ocasiones para los franjirrojos hasta que Leo Baptistao marcó el segundo gol rayista y el equipo de Paco Jémez levantó un poco el pie. Ni así el Atleti llegó con peligro a la portería contraria.

Once titular del Atleti frente al Rayo/Foto:Atlético de Madrid

Once titular del Atleti frente al Rayo/Foto:Atlético de Madrid

Tras el descanso Simeone dio entrada a Arda en lugar de Adrián pero el cambio no surtió el efecto deseado y el tiempo iba pasando. La entrada del Cebolla y de Óliver dieron un poco más de brío al ataque rojiblanco que en el último minuto del partido consiguió el 2-1 obra de Falcao.

La derrota evidencia unos síntomas que ya se venían observando desde comienzos de años. Este Atleti va muy justo de efectivos y eso le está pasando factura. En casa gana pero no con la holgura de hace meses y fuera de casa no logra ganar ni dar buena imagen. El Cholo debe recuperar a esos jugadores que no están rindiendo como deben y tiene que encontrar la tecla para que este equipo sea competitivo también lejos del Calderón. Si no lo logra lo que puede ser una muy buena temporada puede quedar en una temporada correcta. Los éxitos se deciden en estos cuatro meses de competición que quedan. El año pasado cuando se jugó con máxima intensidad jueves y domingo el equipo se resintió en Liga (frente a Mallorca, Betis o Real Sociedad) y eso le impidió jugar UCL. Confiemos en que el buen hacer del equipo hasta ahora no se vea eclipsado por una mala recta final.