Diego Costa derrota al Espanyol

Si en Agosto nos dicen que Diego Costa iba a ser el jugador más en forma del Atleti y uno de los mejores de la temporada seguramente no nos lo hubiésemos creído o quizá hubiésemos pensado en un escenario mucho peor con el equipo en mitad de tabla. Eso habla mucho de la mejoría que ha experimentado el brasileño en los últimos meses. Ha mejorado en lo deportivo y en lo extra deportivo. A pesar de que los jugadores rivales siguen buscándole él está logrando mantener la cabeza fría. No siempre, pero sí a menudo. Eso un paso.

Si a priori parecía un partido para rotar dada la cercanía del partido frente al Sevilla en Copa, Simeone fue fiel a si mismo y sacó el once de gala. Esta vez sí demostró que el partido más importante era el siguiente. Con el once de gala el Atleti es muy buen equipo. En el Calderón el Atleti está siendo inexpugnable. Trece victorias de trece posibles, ocho de ellas con la portería a cero. Así da gusto.

 

 

El partido se jugó al ritmo de Diego Costa. De una arrancada por la banda sacaba una falta y una tarjeta para el rival. De un desmarque una ocasión de gol. De una jugada dentro del área sacó el penalti. Los defensores del Espanyol seguramente tengan pesadillas con él. Falcao anotó el penalti y ya lleva 21 goles en esta Liga. El colombiano es otro que está en franca mejoría. Tras su lesión no terminaba de estar bien de forma y su aportación se había resentido un poco. A pesar de ello ha acudido a su cita con el gol asiduamente y con el de hoy son tres los partidos seguidos en los que ha visto portería. En Rusia y hoy no sólo ha marcado si no que ha trabajado mucho, ha presionado y ha tenido varias ocasiones de gol gracias a sus desmarques.

Diego Costa es el jugador del momento/Foto:As.com

Diego Costa es el jugador del momento/Foto:As.com

Tras el gol el partido parecía controlado pero la expulsión de Gabi (la 4ª que ve en el Atleti) al borde del descanso obligaba al Atleti a realizar un mayor esfuerzo en la segunda mitad. Un esfuerzo que quizá pase factura el miércoles pero que ante el Espanyol dejó claro que este equipo es un equipo de verdad. El Atlético de Madrid que ha configurado el Cholo defiende con la disciplina de una falange romana y ataca con la ambición del que todo quiere ganar. Fruto de ese trabajo defensivo el conjunto blanquiazul nunca puso en peligro el resultado e incluso el Atleti pudo sentenciar si los atacantes hubiesen estado más acertados de cara al gol. El Atleti cierra la 25ª jornada de Liga con 56 puntos, los mismos que consiguió la temporada pasada. Este equipo merece un título, en Sevilla el miércoles se juega la posibilidad de ganar uno. Vamos Atleti, vamos.

Anuncios

Ganar y ganar y volver a… sufrir

Decía en la previa que el Atleti tenía que confirmar el buen arranque en un campo que no se le suele dar bien y sin Falcao. Y el equipo lo confirmó. Aunque sufrió por no saber cerrar el partido. Y eso empieza a ser demasiado habitual.

Salió el Atleti a dominar y tratar de, a base de toque, llegar al área rival. Sin Falcao el Atleti pierde verticalidad. Y sin Gabi, ayer suplente, pierde presión. Eso se notó en el juego desarrollado puesto que a pesar de dominar el encuentro y no pasar apuros, las ocasiones que se creaban no eran tan claras como otras veces. El Cholo ha creado un equipo que cuando mejor juega es cuando juega a matar, a golear, sino es impreciso y, a veces, falto de ideas, como se vio ayer en algunos momentos de la primera parte. Incluso así, sin hacer su mejor juego el Atleti se fue por delante al descanso gracias a Raúl García, un hombre que jugando detrás del delantero tiene mucho que aportar.

Raúl García, autor del gol. Foto: Atlético de Madrid

Paso atrás y a sufrir

Y llegó el segundo tiempo. Y el pasito atrás. Quiere el Cholo que cuando su equipo vaya ganando se cierre atrás y salga al contragolpe como flechas. Aún no le sale bien, puesto que no logramos sentenciar los partidos así, pero tiene pinta de que le saldrá. Le saldrá bien cuando Adrián esté en forma. Su velocidad, junto a la del Cebolla, pueden ser claves para ello. Si el asturiano no recobra su mejor versión el Cholo deberá exigir a su equipo que cierre los partidos antes. El Atleti tiene que aprender a hacerlo para evitar sufrimientos innecesarios como el de ayer, o el del partido del Rayo, o el del Valladolid, o el último partido frente al Betis. Si juega al contragolpe sin contragolpeadores nos pasará factura. Si no cierra los partidos da vida a quien no la tiene.

A pesar de sufrir, el Atleti, que dejó su portería a cero por segunda vez en esta Liga, se mantiene 2º en la Liga y continúa con su racha de 7 victorias seguidas y 17 partidos sin perder.

Arda Turan tocado

El turco, intermitente ayer, pidió el cambio poco después del inicio de la segunda parte. Parece que fue solo un golpe pero no será hasta hoy cuando se sepa el verdadero alcance del asunto. En cualquier caso es muy probable que no juegue el partido de E.L. frente al Viktoria Plzen.

Espanyol-Atlético de Madrid, a confirmar el buen arranque

Cómo ha cambiado el panorama rojiblanco desde la última visita a Cornellá-El Prat. Aquel equipo mal dirigido por Manzano era un equipo que lejos del Manzanares era una madre (1 punto de 18 posibles fuera de casa). Ahora no sólo se gana en el Calderón, sino que, en la era Simeone, el Atleti también es competitivo fuera de casa (en la pasada Liga los números del Cholo en 12 partidos fuera de casa son: 4 victorias, 5 empates y 3 derrotas). A esto hay que sumarle las sensaciones que el equipo transmite esta temporada. Veremos. (Domingo, Cornellá-El Prat, 21:30)

Tres partidos antes del parón

El Atleti tiene tres duelos antes del parón por los compromisos de las selecciones. Dos de Liga, Espanyol y Málaga, y uno de E.L. frente al Viktoria Plzen. El objetivo debe ser ganar los tres. ¿Por qué? Primero porque esa debe ser la ambición del Atleti siempre y después porque el Espanyol es uno de los colistas y debemos aprovecharnos de su mal momento. El Viktoria Plzen es un rival de perfil bajo y debemos continuar con paso firme en la E.L. Y el partido frente al Málaga en el Calderón debe servir para aumentar las distancias con un rival por los puestos Champions de la Liga.

Falcao es baja

El futbolista colombiano no viajará a Barcelona por precaución. Las molestias en su abductor no han remitido y el Cholo ha preferido darle descanso. Además, Simeone ha decidido llevarse 20 jugadores, entre los que se encuentra los ya recuperados Courtois y Godín y el canterano Kader que parece ser más del gusto de Simeone que Silvio, que no viaja por decisión técnica.

La baja de Falcao no sólo pondrá a prueba la capacidad goleadora del resto de la plantilla  sino que servirá para ver si la ambición del equipo desaparece con el colombiano.

El rival

El Espanyol es el penúltimo clasificado de la Liga con un sólo punto conseguido en su campo frente al Athletic de Bilbao. A decir verdad, como bien dice el Cholo, es un equipo que posiblemente tenga menos puntos de los que merece, dado que ha realizado buenas actuaciones durante algunas fases de los partidos, como frente al Levante y al Athletic de Bilbao (2-0 en la primera parte) ambos en su campo, lo que da muestra de que es un equipo con potencial pero que tiene lagunas de concentración y juego.

Pochettino, que ya ha hecho oficial la convocatoria, recupera a Longo, sancionado en la última jornada e incluye la novedad de Colotto. En la convocatoria también está el ex-rojiblanco Simao, del que guardo muy buen recuerdo.

Antecedentes

Si echamos la vista atrás vemos que el Espanyol últimamente nos ha dado varios quebraderos de cabeza, de los últimos diez enfrentamientos sólo hemos ganado en tres ocasiones  frente a las cinco victorias blanquiazules y a los dos empates cosechados. De hecho el año pasado, tras un inicio vergonzoso, nos ganaron 4-2.  En el cómputo histórico de partidos en campo españolista el Atleti ha logrado 24 victorias, 11 empates y ha perdido un total de 36 veces.

¿Os acordaís?

27 de mayo del infausto año 2000.  Acabamos de descender a 2ª División. Hundidos como nunca los rojiblancos nos aferramos a la Copa del Rey como única alegría en una temporada para olvidar. Nos presentamos en la final ante el Espanyol tras eliminar al Barça en semifinales. Era posible, el equipo blanquiazul había acabado 14º en Liga y  a pesar de que en los duelos ligueros no habíamos podido ganarles (3-1 en el Lluis Companys y 1-1 en el Calderón) la ilusión nos hacía pensar que si que se podía. Al fin y al cabo éramos el Atleti y teníamos que ganar. El sueño duró dos minutos. Lo mismo que tardó Tamudo en reirse de Toni, ese portero. Lo demás es historia.