Ser del Atleti mola

Recuerdo que en mi infancia era el único del Atlético de Madrid en el colegio. Hasta bachillerato nunca tuve un compañero colchonero. En la universidad fuimos algunos más, pero siempre en inferioridad. Nunca me ha importado demasiado, aunque a veces, de niño, cuando el equipo perdía (demasiadas por obra y gracia del Gilismo), se echaba de menos un compañero que batallase hombro con hombro esas “peleas” de patio de colegio. ¿Por qué recuerdo esto? Fácil, hoy un niño de mi pueblo me ha confesado que es del Atleti “para que no se metan conmigo”. Al decirme eso he pensado que sería de cualquier equipo salvo Barça o Madrid. Para mi sorpresa me ha dicho que él en el fondo es del Barça, pero que sus amigos son todos del Madrid o del Atleti y si les dice que es del Barça se meten con él. ¿Y por que no del Madrid? “Porque el Atleti mola más”. Como ha cambiado el cuento.

Pancarta del FA./Foto:Atlético de Madrid

Pancarta del FA./Foto:Atlético de Madrid

Más allá de la “maldad infantil” que es capaz de hacer pasar un mal rato a un niño por ser fan del líder de La Liga, he pensado en la suerte que tienen los niños del Atleti de vivir el Cholismo. Y los mayores, claro. Mientras que unos crecimos con Kosecki, gritamos con el gol de Pantic en La Romareda, soñamos con una Champions que se desvaneció en una maldita prórroga y lloramos como Hasselbaink sobre el césped del Tartiere. Otros, los niños de ahora, han crecido con el gol de Simao al Recre, el de Forlán al Liverpool o los de Falcao al Athletic. Se han sentido orgullosos de ser colchoneros aún habiendo perdido una final de Copa, han podido levantar un cojín subidos en el sofá emulando a Antonio López o Gabi. Mientras que para los niños de los 90 Miranda era una ciudad burgalesa, para los que hoy son niños rojiblancos Miranda es alegría. Mejor dicho, A-LE-GRÍA.

Esos niños que no han vivido la plomiza rutina de la derrota, que no han visto desvanecerse un proyecto de cartón piedra tras otro en el mes de octubre, esos niños son felices gracias a las rayas rojas y blancas. Y los que no las sienten, se las ponen. Por conveniencia, por envidia o simplemente por saber que se siente cuando se forma parte de algo tan bonito. Y es que hoy por hoy, los niños quieren ser del Atleti. Porque mola.

Cómo hemos cambiado

Hace prácticamente cuatro años el Atleti caía eliminado de la Champions. Sólo un punto, ante el APOEL en el Calderón en la primera jornada, le condenaba a quedar apeado de la competición con apenas cuatro jornadas disputadas. El cuadro rojiblanco no sería capaz de ganar un partido en aquella edición y sólo la victoria en la última jornada del Chelsea, ya clasificado, sobre el APOEL le permitió disputar la Europa League que posteriormente ganaría. Aquel Atleti llegó a la E.L. sin haber sido capaz de ganar ni un sólo partido al endeble APOEL. Es más, sólo el gol de Simao en Chipre (que empataba el encuentro) permitió a los colchoneros quedar terceros de grupo. Y con un balance paupérrimo: tres puntos gracias a tres empates, tres goles a favor y doce en contra. Números dignos de sonrojo.

A pesar de contar con Agüero y Forlán el Atleti cayó eliminado de la Champions en la primera fase

A pesar de contar con Agüero y Forlán el Atleti cayó eliminado de la Champions en la primera fase

Por aquel entonces el Atlético de Madrid había destituido a Abel Resino y había fichado a Quique Sánchez Flores como su sustituto. Agüero y Forlán eran las estrellas del equipo,  De Gea sólo había disputado dos partidos ligueros con el Atleti y Reyes aún no había sido perdonado por la parte de la afición que luego lo haría. En el equipo estaba un vilipendiado Raúl García y un canterano prácticamente desconocido que apenas jugaría cuatro encuentros con el primer equipo. Si, hablo de Koke. La situación era propia del Gilismo más puro, con un equipo que cosechaba debacle tras debacle y miraba con la misma ilusión a los puestos UEFA que con temor al descenso y la afición deseaba que los cruces de la Copa del Rey fuesen asequibles para soñar con disputar un título. Aquel verano la directiva decidió apretarse el cinturón y sólo fichó a Asenjo, Salvio, Roberto y a Cabrera, mientras que repescó a Reyes, Cleber Santana y Jurado. Juanito llegaría libre. La afición aceptó que no se invirtiera en fichajes porque la crisis arreciaba, pero no entiendo que se vendiera a Heitinga con el mercado ya cerrado. Con eso simplemente tragó como con tantas otras cosas. Aquel era un equipo muy débil fuera de casa (en toda la Liga sólo ganaría dos encuentros lejos del Calderón) y llegaba al mes de diciembre con sólo dos victorias y cuatro empates. Amén del desastre en la Champions.  Yes que aquella, la de temporada 2009/2010, fue la peor participación del Atleti en la historia de la Copa de Europa. ¿Será esta la mejor? 

Hace unos meses los aficionados colchoneros sonríen más. Y mejor

Hace unos meses que los aficionados colchoneros sonríen más. Y mejor.

Lo sea o no, el Atlético de Madrid vive una situación deportiva diametralmente opuesta a la de hace uatro años. Aunque más que cuatro parezcan cuarenta y el cambio sea fruto del azar que quiso que la directiva buscase en el Cholo el parapeto ideal ante las (escasas) críticas y se encontrase un sensacional entrenador. El equipo avanza con paso firme en Liga y en la Champions. Simeone manda, los jugadores ejecutan y la afición disfruta. Que lo haga, pero que recuerde.

Por un Atleti digno se tienen que marchar./Foto:Cadena Ser

Por un Atleti digno se tienen que marchar./Foto:Cadena Ser

Falcao, en el once ideal de la FIFA 2012

Seguramente todo el mundo esté hablando del enésimo Balón de Oro de Messi, pero algunos, unos pocos elegidos por las rayas rojas y blancas, además estaremos celebrando un hecho histórico para el Atleti, uno de sus jugadores por primera vez en la historia forma parte del Once ideal del año para la FIFA. Radamel Falcao, el Tigre es uno de los once jugadores que forman el mejor equipo de 2012 para la FIFA. En ese once están jugadores de otros dos equipos, Barça y Real Madrid, a saber, Casillas, Alves, Piqué, Ramos, Marcelo, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Cristiano, Messi además del representante del Atleti, Falcao.

Para añadir mérito al asunto un dato, desde 2005, año en el que se instauró este trofeo sólo hay diez equipos que puedan decir que han tenido algún jugador entre los nombrados dentro del once del año para la FIFA. Este Atleti vuelve a codearse entre los grandes. En esa lista están equipos como el Mancheste United, Chelsea, Arsenal, Liverpool, Milan, Inter, Juventus, Real Madrid y Barcelona. Impresionante.

Los once jugadores integrantes del Once del 2012 para la FIFA entre los que se encuentra Falcao

Los once jugadores integrantes del Once del 2012 para la FIFA entre los que se encuentra Falcao

El quinto en las votaciones para el Balón de Oro

Con el 3,67% del total de los votos emitidos, Falcao ocupa la 5º posición del Balón de Oro 2012 que ha ganado Messi. Al colombiano le han votado en ocho ocasiones en primer lugar. Han sido el capitán de selección de Colombia, el capitán del la selección de la República Democrática del Congo, el capitán de la selección de Turquía, (el también colchonero Emre); el seleccionador de la República Democrática del Congo, el seleccionador de Costa Rica, el seleccionador de Ecuador, un representante de los medios de Bulgaria y el representante de los medios de Colombia.  No es el primer rojiblanco que ocupa un lugar destacado en la carrera por el Balón de Oro ya que en 2010 Forlán también quedó en 5º lugar, y en 7ª posición en 2011. Vieri fue 10º en 1997. El mejor puesto ocupado por un jugador del Atleti en la lucha por el Balón de Oro fue el segundo puesto (Balon de Plata) que logró Futre en el año 1987. 

El Atleti, con Falcao, vuelve a estar entre los grandes de Europa. Que dure.