Quinta Copa. Copa del Generalísimo 1976

La época dorada del Atleti, la década de los 70, dejó, entre otros, dos títulos de Copa en las vitrinas rojiblancas. La primera de ellas en 1972. La otra, la que nos atañe, en 1976. Un año que pasará a la historia por ser el año en el que Luis Aragonés debutó como entrenador rojiblanco. En pocos días pasó de ser jugador a ser un entrenador. De ser una leyenda como jugador a tratar de ganarse el mismo estatus como entrenador. Y lo lograría. ¡Vaya si lo lograría! Pero eso es otra historia.

El Atlético de Madrid comenzó su andadura en esta edición de la Copa frente al Sporting de Gijón. El conjunto colchonero se deshizo de los asturianos gracias a una victoria por 1-2 en Gijón y un empate a 1 en el Calderón. En la siguiente ronda esperaba el Barça.

Gárate levanta la Copa en presencia del Rey

Gárate levanta la Copa en presencia del Rey

El duelo frente al Barça se disputó una vez finalizada la Liga en la que el Atleti fue 3º, por detrás del Madrid, campeón, y del propio Barça. Esto da muestras de la dificultad del cruce. En la ida, disputada en el Camp Nou, el conjunto de Luis Aragonés ganó por 2-3 remontando un 1-0 inicial. Ese resultado daba cierta ventaja al conjunto rojiblanco que no la desaprovechó y empató a uno en la vuelta clasificándose así para la semifinal.

En las semifinales esperaba la Real Sociedad. A pesar de que el equipo colchonero ganó por 0-1 en Atocha en la ida, el equipo donostiarra puso las cosas muy complicadas al Atleti en la vuelta que se resolvió con un empate a un gol. El Atleti lograba así llegar a su décima final de Copa con un balance desfavorable al haber perdido cinco finales, la última de ellas la temporada anterior, y haber ganado cuatro.

Este es el once que disputó la final

Este es el once que disputó la final

Para equilibrar ese balance el Atleti debía vencer en la final al Zaragoza. Un viejo rival con el que el conjunto de la ribera del Manzanares ya se había medido en otras dos finales con una victoria para cada uno. Eso dotaba de una mayor rivalidad al duelo que se disputaría, al igual que en las anteriores ocasiones, en el Santiago Bernabeu. Ese campo fetiche para las finales rojiblancas. Los Reina, Capón, “Cacho” Heredia, “Panadero”Díaz, Marcelino, Eusebio, Leal, Salcedo, Gárate, Becerra, “Ratón” Ayala, además de Alberto y Aguilar, que sustituyeron a Salcedo y Becerra en la segunda parte del encuentro, fueron los artífices del triunfo rojiblanco en la final. Una victoria que tuvo lugar gracias al solitario gol de Gárate.

El título de Copa serviría para que el Atleti lograse su primera y única Copa en propiedad debido a que en esa edición se otorgó el título en propiedad al ser la última de la Copa del Generalísimo que pasó a llamarse Copa del Rey.

La Cuarta Copa. Copa del Generalísimo 1972

Con la década de los setenta llegaría una de las épocas más brillantes del Atlético de Madrid, sino la que más, que le llevaría a ganar y a disputar finales varios títulos nacionales e internacionales. Tras ganar la Liga en la temporada 69/70, a caballo entre los sesenta y los setenta, la Copa del Generalísimo de 1972 fue el primer título de esa maravillosa década.

La que sería la cuarta Copa del Generalísimo tiene mucho que ver con el deseo y el empeño de Max Merkel de ganar un título en su primer año como técnico rojiblanco. Míster Látigo, como era conocido el entrenador rojiblanco, llegó al Atleti para sustituir a Marcel Domingo. En la temporada y media que estuvo en el Atleti ganó una Copa y una Liga y dejó tras de sí una leyenda de férrea disciplina. Esa disciplina era una prolongación de su propio carácter. Con su llegada el equipo cuido mucho el aspecto físico lo que le llevó a terminar la temporada como un tiro y así conquistar el Copa del Generalísimo.

Una Copa en la que el Atleti comenzaría jugando contra Las Palmas al que consiguió eliminar con más sufrimiento del esperado. El solitario gol de Irureta en el Calderón permitió clasificarse al equipo ya que en el partido de vuelta se empató a cero.

El equipo campeón de la Copa del Generalísimo. En él hay alguna de las leyendas vivas del Atleti/Foto: La Historia Rojiblanca

El equipo campeón de la Copa del Generalísimo. En él hay alguna de las leyendas vivas del Atleti/Foto: La Historia Rojiblanca

En la siguiente ronda, los cuartos de final, el rival sería el Barça. El Atleti superó a los catalanes por un 0-2 y un 1-0 en el Calderón.La superioridad colchonera en ese cruce fue aplastante. En las semifinales el sorteo deparó un duelo rojiblanco. El Atlético de jugaría su pase a la final con el Athletic.

En la ida el Atleti goleó al conjunto bilbaíno por 4-1 pero la vuelta no sería tan apacible como cabria esperar a la vista de ese resultado. A pesar de que Alberto puso el 0-1, el arreón de casta del equipo vasco logró el 3-1 que por momentos hizo temer por su clasificación a los colchoneros pero que a la postre sería definitiva.

En la final esperaba el Valencia. El conjunto che era el subcampeón liguero e iba a disputar su tercera final de Copa seguida, por lo que era favorito para alzarse con el título. El partido se disputó el 8 de julio en el Santiago Bernabéu y estos fueron los jugadores que Max Merkel utilizó en él:  Rodri, Martínez Jayo, Iglesias, Ovejero, Calleja, Luis Aragonés, Adelardo, Irureta, Salcedo, Ufarte y Gárate que fue sustituido por Orozco en el minuto 72. Esos jugadores lograrían alzar la Cuarta Copa del Generalísimo de la historia del Atleti gracias a los goles de Salcedo y Gárate que doblegaron al tanto valencianista.

Un equipo, una Liga, dos pichichis

Hace unas semanas recordaba en este mismo espacio a Gárate, uno de los mejores delanteros de la historia del Atleti. La historia que hoy voy a recordar tiene que ver con él y con otro de los grandes estandartes de la historia del Atleti, Luis Aragonés. Ambos pertenecieron al Atleti durante varias temporadas, 11 Gárate y 10 Luis (como jugador) y ambos conquistaron tres Ligas con el equipo rojiblanco, Gárate lo haría en las temporadas 1969/70 72/73 y 76/77 y Luis en las temporadas 1965/66 69/70 y 72/73. Una de ellas, la de la temporada 1969/70 es la que hoy nos interesa dado que en ella tuvo lugar un hecho histórico y único hasta el momento en la historia de la Liga española. Dos jugadores del mismo equipo logran alzarse con el trofeo Pichichi al máximo goleador liguero. Luis y Gárate. Gárate y Luis.

La sexta liga rojiblanca

Aquella temporada, la 69/70 era la primera completa de Marcel Domingo al frente del equipo. El entrenador francés en su época de jugador había sido un excepcional portero que defendió la porteria del Atleti consiguiendo un Zamora y dos Ligas. En su nueva etapa en el Atleti conseguiría aquella liga y dotaría al Atleti de un estilo que le marcaría de por vida, el contragolpe. En aquella Liga que el Atleti ganaría en la última jornada (como casi siempre) el equipo era conocido como ‘el rey del contragolpe‘ logrando ser el máximo goleador y el segundo menos goleado por detrás del Athletic de Iribar.

Equipo titular del Atleti en la última jornada ante el Sabadell./ Foto: Facebook ‘La Historia Rojiblanca’

En ese equipo destacaron por encima del resto dos hombres, Gárate y Luis Aragonés. Cada uno de ellos marcó 16 goles esa temporada en Liga, o lo que es lo mismo, entre ambos marcaron 32 de los 55 goles del equipo. Su aportación fue decisiva para alzarse con el titulo liguero y su goles les llevaron a conseguir el trofeo Pichichi compartiéndolo entre ambos y Amancio, jugador del Real Madrid, con el que Gárate ya había compartido ese mismo trofeo en la temporada anterior. En la temporada 69/70 tres jugadores compartieron el trofeo, algo histórico, pero más histórico aún es que dos de ellos eran del mismo equipo, del Atlético de Madrid.  Ambos marcaron 16 goles en 30 partidos ligueros, ambos formaron parte de una de las mejores, sino la mejor, época del Atleti. Luis y Gárate son mitos y emblemas del Atleti. Ambos están fuera del organigrama del Atleti, ¿no merecen un reconocimiento por parte del club?

Luis Aragonés y Gárate posan con la rojiblanca antes de un partido/ Foto: Facebook de ‘La Historia Rojiblanca’