Los suplentes vencen, pero no convencen

Con la eliminatoria resuelta el partido era un trámite para el Atleti y una oportunidad para los suplentes de presentar su candidatura a la titularidad. El Sant Andreu por su parte viajaba a Madrid a disfrutar y lo hizo. Al menos durante gran parte del encuentro. Se adelantó en el marcador antes de los 20 minutos de partido y aguantó el resultado hasta prácticamente el último cuarto de hora donde los goles del canterano Héctor y Alderweireld dieron la vuelta al marcador. El Atleti venció, pero algunos de sus jugadores dejaron dudas. Muchas.

Saltó el Atlético de Madrid con intensidad, pero sin el brío de otras ocasiones y a pesar de que el Cebolla Rodríguez, capitán por un día, lo intentaba los jugadores colchoneros no tenían claridad a la hora de encarar la portería rival. El dominio rojiblanco no se traducía en peligro y cuando lo hacía los delanteros no acertaban a marcar. Por el contrario, el cuadro catalán tuvo dos ocasiones y marcó una. Tras un lanzamiento de falta la barrera se abrió, el balón golpeó en el palo y el rechace fue cazado por un jugador del Sant Andreu que lo empujó a las redes sin oposición.

El gol no cambió el guión del encuentro. El cuadro rojiblanco seguía teniendo la posesión y no lograba acertar a perforar la portería rival a pesar de que las ocasiones se sucedían. Óliver mandó un balón al larguero después de regatear al portero y a varios rivales hasta que pudo disparar. Manquillo, Leo y Adrián fueron incapaces de batir al portero rival a pesar de estar en buena posición para ello, Insúa mandó un balonazo al lateral de la red, y el árbitro anuló un gol a Giménez por fuera de juego. Incluso Adrián desaprovechó un penalti. La recuperación del asturiano parece que se ha vuelto a estancar. Sus acciones de peligro se ven con cuentagotas, su olfato de gol no existe y su fútbol adolece de la intensidad necesaria para suplir sus carencias con entrega. Otro que no aprovechó su oportunidad fue Leo Baptistao a quien se le vio falto de ritmo. Además la posición de delantero referencia merma sus virtudes.

Quienes sí que aprovecharon su oportunidad fueron Guilavogui, que gana enteros y sigue demostrando que a su físico le acompañan otras virtudes, Manquillo, que estuvo muy incisivo en ataque y, a pesar de haber jugado peor que en la ida, fue de los más destacados del equipo. Quien sigue mejorando, o no según se mire, es Óliver. El canterano jugó un buen partido y dejó detalles de su calidad, aunque en muchas, demasiadas, ocasiones le sobró un regate. Su juego es demasiado barroco. Si su calidad le permite hacer cosas al alcance de pocos, su juventud le condena a perderse en la ornamentación en lugar de la practicidad. Debe seguir puliéndose, pero hay futbolista.

Con el 0-1 se llegó al descanso. Tras él, el Atleti se diluyó y la aceptable imagen de la primera parte se fue convirtiendo en una caricatura. Los jugadores colchoneros no inquietaban la portería rival y los minutos pasaban. Cuando apenas quedaban 15 minutos para el final el Cholo dio entrada a Gabi en lugar de Carlos Ramos, que cumplió, y poco después dio entrada a Héctor en lugar de Leo. Al minuto de entrar en el campo, el canterano remató a gol una asistencia de Adrián desde la banda izquierda después de una jugada que venía de la otra banda. El delantero, de origen canario, celebró el gol besándose el escudo, seguramente en memoria de su abuelo Ceferino, que era colchonero. 

Héctor Fernández celebró su primer gol con el Atleti besándose el escudo./Foto:ATM

Héctor Fernández celebró su primer gol con el Atleti besándose el escudo./Foto:ATM

Tras el gol el Atleti buscó el segundo tanto aunque sin mucho acierto hasta que en el descuento Alderweireld conectó un centro de Gabi a saque de falta y marcó el definitivo 2-1. El Atlético ganó el partido cuando menos lo mereció. Y si de méritos se trata, pocos rojiblancos los hicieron para que el Cholo varíe su once titular.

Atlético de Madrid – Sant Andreu Vuelta de 1/16 de la Copa del Rey

El penúltimo partido del Atleti en este memorable 2013 se presenta como un auténtico trámite dado que parece poco probable, casi imposible, que el Sant Andreu sorprenda a los de Simeone y remonte el 0-4 de la ida. Por ello y por el deseo de que todos los jugadores puedan demostrar su valía el Cholo ha dejado sin convocar a gran parte de los habituales. Será el momento de que los suplentes muestren sus credenciales.

Para hacer algo más apetecible el encuentro a los seguidores rojiblancos, la directiva ofrece entradas a un euro para los socios desempleados y a partir de 5 euros para el resto. Quienes se acerquen se encontraran con un once desconocido, pero en el que el Cholo espera que se reconozca el estilo del equipo. Jugadores como Manquillo, Gimenez, Insúa, Óliver, Guilavogui, Adrián, Cristian Rodriguez  o Leo Baptistao posiblemente tengan su oportunidad de convencer a Simeone. Dado que de los titulares sólo han sido convocados Godín y Gabi, el técnico ha tenido que llamar a tres jugadores de las categorias inferiores para completar la convocatoria. Quien sí está en ella es Guilavogui que parece recuperado de sus molestias.

Simeone dará descanso a  los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Simeone dará descanso a los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Por su parte el Sant Andreu, que viaja a Madrid escoltado por parte de su hinchada, llega con la intención de disfrutar del encuentro y el ambiente. Para ellos no perder sería válido. Quien nada tiene que perder, todo puede ganar. Ahí estará su peligro.

Con la eliminatoria resuelta es complicado encontrarle atractivo a este partido. Como a esta Copa a doble partido. Y luego hablan de calendarios ajustados y falta de fechas. Sinsentido.

Oporto – Atlético de Madrid 2ª jornada de la UCL

Este Atleti está lanzado. Su juego eléctrico, automático, consigue asfixiar y bloquear a los rivales. Su defensa es una falange romana y su ataque… su ataque es impredecible, como los golpes que noquean, que no se ven venir. Los rivales saben que las acometidas rojiblancas son salvajes, sin piedad, en especial las de un jugador que está haciendo un comienzo de temporada sensacional, Diego Costa. El brasileño, que noqueó a los defensas madridistas, no podrá estar este martes en Do Dragao por sanción. El último partido de castigo que le queda por cumplir y que está obligando al Cholo a reinventar su ataque. Otra vez.

Escudo del club portugués

Escudo del club portugués

A la baja del brasileño se une la de Adrián, lesionado, por lo que Simeone tendrá que disponer un novedoso ataque que permita a los rojiblancos sacar algo positivo de Do Dragao y dar un paso más hacia la siguiente ronda de la Champions. Las opciones son principalmente dos: la llegada desde la segunda línea de Raúl García o la verticalidad de Leo Baptistao. Otro que es baja es Mario Suárez. Su puesto será ocupado previsiblemente por Tiago cuyo papel en el derbi fue de altura. Por si fuera poco, el Cholo tiene la duda en la defensa de Godín que terminó el duelo del sábado lesionado. Si finalmente no puede jugar su puesto podría ser para el joven Giménez que ya hizo un buen partido en su debut liguero. Sea como fuere no parece que la visita a Oporto sea el mejor momento para tener que lucir un fondo de armario que aún deja algunas dudas.

Y es que el conjunto portugués le ha amargado las dos últimas participaciones en Champions al Atlético de Madrid. Si a eso le unimos la animadversión que genera el equipo rojiblanco en la directiva portuguesa el resultado es que el Oporto posiblemente sea el enemigo europeo del Atleti en este siglo. Y no es un enemigo cualquiera. A pesar de que no ocupe grandes focos ni sus últimas actuaciones en la Champions sean memorables si que es cierto que los dragones son unos asiduos en la máxima competición europea y su estadio es un fortín. La pasada temporada nadie logró ganarles en su feudo en Europa. Y en la Liga Sagres mandan con mano de hierro, han ganado 8 de las últimas 10 ligas. En esta son líderes en solitario, aún no han perdido y sólo han cedido un empate fuera de casa. En la primera jornada de la Champions ganaron en Viena y son colíderes junto al Atlético de MadridSu entrenador, que ha calificado al conjunto colchonero como “un equipo italiano que juega en la Liga española”, podrá contar con todos sus jugadores por lo que se espera su once habitual con Jackson Martinez como principal amenaza.

Aunque este equipo ya no es el que era, conviene no perderle el respeto. De hecho el Atleti no le ha ganado nunca lejos del Calderon. Para más inri, Portugal no es un país demasiado propicio para los colchoneros ya que sólo han ganado una vez en suelo luso. Otra estadística negativa que Simeone debe asaltar en Do Dragao.

Vista del estadio "Do Dragao"/Foto:Atlético de Madrid

Vista del estadio “Do Dragao”/Foto:Atlético de Madrid