Victoria, pero San Mamés decidirá

Jugó el Atlético de Madrid un notable partido defensivo y un correcto partido ofensivo, de haber sido mejor en ataque quizá el resultado hubiese sido más amplio. No fue así, en parte por la sequía goleadora de Diego Costa. El delantero no encuentra la chispa de la primera vuelta y se enreda en batallas inútiles. El gol de Godín da ventaja al Atleti, pero tendrá que viajar a San Mamés a pelear duramente la clasificación.

El partido comenzó con vivo. Ambos equipos pugnaban por hacerse con el control del partido, pero cada uno utilizaba sus armas, el Atleti se guarnecía en defensa y se dejaba dominar sin pasar apuros, el Athletic de Bilbao buscaba espacios por los que acercarse a la portería de Courtois.  Tan cerca, pero tan lejos. El muro defensivo del Cholo es un auténtico seguro de vida. Ayer el rival no consiguió tirar a puerta en todo el partido. Y eso que el conjunto colchonero saltó con cinco suplentes al campo. Alderweireld, que opositó a titular, Guilavogui, que estuvo bien, pero verde, el Cebolla, intenso y solidario, Adrián, nada por aquí y nada por allá, y Raúl García, mejor de revulsivo que de titular.

Los jugadores del Atleti lucieron una camiseta de apoyo a Falcao./Foto:Atlético de Madrid

Los jugadores del Atleti lucieron una camiseta de apoyo a Falcao./Foto:Atlético de Madrid

Pasados los primeros minutos de intercambio de golpes, el partido se asentó. El Athletic de Bilbao tenía el balón, pero el peligro lo llevaban los colchoneros. Tras varias ocasiones el Atleti se animó a buscar el primer gol. Primero Koke dejó solo a Adrián delante del portero, pero el delantero desaprovechó la oportunidad. Al asturiano ya no se le espera. A los pocos minutos, de nuevo Koke, centró al área un balón recuperado tras un saque de esquina y allí apareció Godín para rematar a gol. El central rojiblanco está en un magnífico estado de forma. Quien no pasa por sus mejores momentos es Diego Costa. No tuvo ninguna ocasión clara y sus temibles cabalgadas se han convertido en un trote cansino. El jugador acusa el esfuerzo y, sobre todo, la falta de gol. Esa ansiedad se traduce en un exceso de revoluciones que a punto estuvieron de costarle la expulsión.

En el segundo tiempo Simeone dio entrada a Gabi en lugar de Guilavogui. El francés no estuvo mal, pero se le nota que aún no está para soportar todo el peso defensivo en la medular. Con el cambio el Atleti ganó solidez en el centro del campo. Pasaban los minutos y ambos equipos parecían encorsetados. Ambos equipos querían marcar un gol que les daba mucha vida para la vuelta, pero sabían que si lo encajaban sus opciones de pasar. Así ni la entrada de Arda en lugar de Adrián, ni de Villa en lugar del Cebolla acercaron el segundo gol al Atleti. El 1-0 es un buen resultado, pero obliga a a prestar mucha atención en San Mamés. La vuelta será durísima.

Los jugadores celebran el solitario gol de Godín./Foto:ATM

Los jugadores celebran el solitario gol de Godín./Foto:ATM

Los suplentes vencen, pero no convencen

Con la eliminatoria resuelta el partido era un trámite para el Atleti y una oportunidad para los suplentes de presentar su candidatura a la titularidad. El Sant Andreu por su parte viajaba a Madrid a disfrutar y lo hizo. Al menos durante gran parte del encuentro. Se adelantó en el marcador antes de los 20 minutos de partido y aguantó el resultado hasta prácticamente el último cuarto de hora donde los goles del canterano Héctor y Alderweireld dieron la vuelta al marcador. El Atleti venció, pero algunos de sus jugadores dejaron dudas. Muchas.

Saltó el Atlético de Madrid con intensidad, pero sin el brío de otras ocasiones y a pesar de que el Cebolla Rodríguez, capitán por un día, lo intentaba los jugadores colchoneros no tenían claridad a la hora de encarar la portería rival. El dominio rojiblanco no se traducía en peligro y cuando lo hacía los delanteros no acertaban a marcar. Por el contrario, el cuadro catalán tuvo dos ocasiones y marcó una. Tras un lanzamiento de falta la barrera se abrió, el balón golpeó en el palo y el rechace fue cazado por un jugador del Sant Andreu que lo empujó a las redes sin oposición.

El gol no cambió el guión del encuentro. El cuadro rojiblanco seguía teniendo la posesión y no lograba acertar a perforar la portería rival a pesar de que las ocasiones se sucedían. Óliver mandó un balón al larguero después de regatear al portero y a varios rivales hasta que pudo disparar. Manquillo, Leo y Adrián fueron incapaces de batir al portero rival a pesar de estar en buena posición para ello, Insúa mandó un balonazo al lateral de la red, y el árbitro anuló un gol a Giménez por fuera de juego. Incluso Adrián desaprovechó un penalti. La recuperación del asturiano parece que se ha vuelto a estancar. Sus acciones de peligro se ven con cuentagotas, su olfato de gol no existe y su fútbol adolece de la intensidad necesaria para suplir sus carencias con entrega. Otro que no aprovechó su oportunidad fue Leo Baptistao a quien se le vio falto de ritmo. Además la posición de delantero referencia merma sus virtudes.

Quienes sí que aprovecharon su oportunidad fueron Guilavogui, que gana enteros y sigue demostrando que a su físico le acompañan otras virtudes, Manquillo, que estuvo muy incisivo en ataque y, a pesar de haber jugado peor que en la ida, fue de los más destacados del equipo. Quien sigue mejorando, o no según se mire, es Óliver. El canterano jugó un buen partido y dejó detalles de su calidad, aunque en muchas, demasiadas, ocasiones le sobró un regate. Su juego es demasiado barroco. Si su calidad le permite hacer cosas al alcance de pocos, su juventud le condena a perderse en la ornamentación en lugar de la practicidad. Debe seguir puliéndose, pero hay futbolista.

Con el 0-1 se llegó al descanso. Tras él, el Atleti se diluyó y la aceptable imagen de la primera parte se fue convirtiendo en una caricatura. Los jugadores colchoneros no inquietaban la portería rival y los minutos pasaban. Cuando apenas quedaban 15 minutos para el final el Cholo dio entrada a Gabi en lugar de Carlos Ramos, que cumplió, y poco después dio entrada a Héctor en lugar de Leo. Al minuto de entrar en el campo, el canterano remató a gol una asistencia de Adrián desde la banda izquierda después de una jugada que venía de la otra banda. El delantero, de origen canario, celebró el gol besándose el escudo, seguramente en memoria de su abuelo Ceferino, que era colchonero. 

Héctor Fernández celebró su primer gol con el Atleti besándose el escudo./Foto:ATM

Héctor Fernández celebró su primer gol con el Atleti besándose el escudo./Foto:ATM

Tras el gol el Atleti buscó el segundo tanto aunque sin mucho acierto hasta que en el descuento Alderweireld conectó un centro de Gabi a saque de falta y marcó el definitivo 2-1. El Atlético ganó el partido cuando menos lo mereció. Y si de méritos se trata, pocos rojiblancos los hicieron para que el Cholo varíe su once titular.

Atlético de Madrid – Sant Andreu Vuelta de 1/16 de la Copa del Rey

El penúltimo partido del Atleti en este memorable 2013 se presenta como un auténtico trámite dado que parece poco probable, casi imposible, que el Sant Andreu sorprenda a los de Simeone y remonte el 0-4 de la ida. Por ello y por el deseo de que todos los jugadores puedan demostrar su valía el Cholo ha dejado sin convocar a gran parte de los habituales. Será el momento de que los suplentes muestren sus credenciales.

Para hacer algo más apetecible el encuentro a los seguidores rojiblancos, la directiva ofrece entradas a un euro para los socios desempleados y a partir de 5 euros para el resto. Quienes se acerquen se encontraran con un once desconocido, pero en el que el Cholo espera que se reconozca el estilo del equipo. Jugadores como Manquillo, Gimenez, Insúa, Óliver, Guilavogui, Adrián, Cristian Rodriguez  o Leo Baptistao posiblemente tengan su oportunidad de convencer a Simeone. Dado que de los titulares sólo han sido convocados Godín y Gabi, el técnico ha tenido que llamar a tres jugadores de las categorias inferiores para completar la convocatoria. Quien sí está en ella es Guilavogui que parece recuperado de sus molestias.

Simeone dará descanso a  los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Simeone dará descanso a los titulares habituales./Foto:Atlético de Madrid

Por su parte el Sant Andreu, que viaja a Madrid escoltado por parte de su hinchada, llega con la intención de disfrutar del encuentro y el ambiente. Para ellos no perder sería válido. Quien nada tiene que perder, todo puede ganar. Ahí estará su peligro.

Con la eliminatoria resuelta es complicado encontrarle atractivo a este partido. Como a esta Copa a doble partido. Y luego hablan de calendarios ajustados y falta de fechas. Sinsentido.