Asalto a los cuartos

Quiso el sorteo castigar al Atlético de Madrid por su descaro en una competición que durante demasiado tiempo le fue ajena y le emparejó con el Barça, uno de los equipos mas potentes del mundo que hace que el pase a semifinales se antoje extremadamente complicado. Además, al ser también el rival español viste de cotidianidad algo que no lo es. De hecho la última vez que el conjunto del Manzanares disputó unos cuartos de Champions esta canción era el número uno en España. A muchos ni les sonará. Normal, la timorata dirección de la familia Gil ha convertido en extraordinario algo que no tiene porque serlo.

Volviendo al partido, Simeone ha convocado a todos sus jugadores disponibles (se han quedado en Madrid Manquillo por lesión y Raúl García por sanción), pero no se esperan sorpresas… salvo que Diego Costa finalmente no pueda jugar (no terminó el entrenamiento previo) y el Cholo deba recomponer su equipo. Si el hispano brasileño juega, que seguramente lo haga, las únicas dudas son quienes serán los acompañantes del delantero y de Gabi. Villa o Diego en ataque y Mario o Tiago en la contención son los candidatos.

El técnico colchonero ha repetido en innumerable veces que el primer partido es el más importante en una eliminatoria, por lo que cabe esperar que tenga meticulosamente analizado al rival y que en su cabeza haya diseñado, junto al Mono Burgos, un plan para salir victorioso del Camp Nou. No será nada fácil, de hecho el Atleti no lo logra desde hace ocho años, cuando el Niño Torres aún vestía de rojiblanco.

Y es que enfrente estará el todopoderoso Fútbol Club Barcelona, elevado a las alturas por la figura de Guardiola y sus títulos. Él ya no está, pero permanece su legado que, primero Tito y ahora el Tata, tratan de conservar y acomodar a las nuevas situaciones. El actual técnico barcelonista ha sido muy criticado desde que llegó, pero resultado descabellado hablar de crísis cuando un equipo ha ganado un título (la Supercopa de España), está en la final de la Copa de Rey y pelea por lograr otros dos. Benditas crisis. Lo único cierto es que el Barça es sólido defensivamente, peligroso en ataque y encima ha recuperado a Messi. Por el contrario ha perdido a Valdés, el mayor culpable de que el Atleti no lograse la Supercopa en agosto.

En el Camp Nou está la clave de la eliminatoria, si el Cholo desactiva al Barça, el equipo colchonero estará más cerca de su sueño, si no lo logra, el papel del Atleti en esta Champions es muy meritorio, pero llegados a este punto… Hay que asaltar el Camp Nou

Anuncios

Atlético de Madrid – Real Madrid Vuelta Semifinal de la Copa del Rey 13/14

En medio de la mayor crisis sufrida hasta ahora por el Cholismo llega el Real Madrid al Calderón con la eliminatoria encarrilada y con un Atleti plagado de bajas. La brillante temporada rojiblanca está atravesando un momento complicado: caer en semifinales de Copa ante el Madrid no sería ningún fracaso, hacerlo por goleada y sin plantar cara sería doloroso. De ahí que tanto Simeone como algunos jugadores hayan afirmado que el equipo plantará cara y tratará de lograr algo que se antoja imposible: la remontada. Veremos hasta donde llegan los rojiblancos.

Si hacer cuatro goles al Madrid hoy por hoy se antoja complicado más aún lo es sin los dos delanteros titulares. Las bajas de Diego Costa por sanción y de Villa por lesión merman significativamente la capacidad ofensiva de un equipo que, salvo el oasis goleador frente a la Real Sociedad, está atravesando una sequía realizadora. Únicamente Raúl García parece mantener el nivel goleador de finales de 2013. Él será la punta de lanza de un once que, según han ensayado en último entrenamiento, tendrá muchas variantes. En la portería estará Aranzubía que a pesar de su fiasco en Almería gozará de una nueva oportunidad gracias a la inoportuna lesión de Courtois. En defensa, Simeone  previsiblemente de descanso a Juanfran y Godín, por lo que Manquillo, Alderweireld e Insúa acompañaran en defensa a Miranda.  En el centro del campo, la lesión de Tiago dará la titularidad a Mario y el Cholo dará descanso a Gabi que dejará su puesto a Koke. Por delante de los dos canteranos el técnico rojiblanco ha ensayado con Sosa, Diego y el Cebolla. Un once inédito hasta ahora que no da muchas esperanzas para la machada. Si hubiese motivo para ello, Arda, Gabi, y el delantero de la cantera, Rubén Mesa, esperan en el banquillo.

Simeone en la rueda de prensa previa al partido./Foto:Atlético de Madrid

Simeone en la rueda de prensa previa al partido./Foto:Atlético de Madrid

Una remontada que no contempla Ancelotti que también dará descanso a varios de sus teóricos titulares. El resultado es holgado, su equipo no ha recibido nunca más de tres goles con él en el banquillo y sólo dos equipos han mantenido la portería a cero frente a los blancos esta temporada, el Olimpic de Xátiva y el Atleti. La fiabilidad blanca casi no deja lugar a la esperanza colchonera.

Lo cierto es que en la historia tampoco hay demasiado lugar para el optimismo. De las 19 veces que el Madrid ha visitado el feudo colchonero en Copa en 8 ganó el Atleti, pero sólo en una, en 1965, con un resultado que le suficiente para remontar esta eliminatoria. La misión es casi imposible, pero San Judas Tadeo es del Atleti.

El peor Atleti del Cholismo

Afrontaba el Atleti el partido frente al Almería con la necesidad de ganar para continuar en liderando la Liga en solitario y, sobre todo, para desterrar las malas sensaciones dejadas tras el duelo de Copa frente al Madrid. No sólo perdió, sino que además dejó muchas dudas sobre el césped. Y ya saben, lo que no mejora, empeora.

Antes del partido el Atlético de Madrid ya tenía malas noticias. Courtois no se había recuperado de sus molestias y Aranzubía sería titular. El portero vasco debutaba en Liga con los colchoneros y vaya debut. Además de en la portería, Simeone daba la titularidad a Manquillo en lugar de Insua, pero cambiaba a Juanfran de banda. El técnico ha castigado al lateral argentino por su actuación ante el Madrid. Ese castigo no afectó al rendimiento en la banda derecha ya que Manquillo hizo un buen partido, pero si que repercutió en el trabajo de Juanfran que nunca se acopló a la banda izquierda.

El partido fue bastante tosco, con un Almeria centrado en cortar el juego rojiblanco y un Atleti muy espeso. Ni Arda ni Diego tenían claridad de ideas en los últimos metros y sólo los disparos desde fuera del área del brasileño llevaban algún peligro. Con Diego Costa bien defendido y Raúl García perdido en la banda el peligro dentro del área era nulo. Al menos la defensa colchonera no sufría y Aranzubía vivió la primera parte como un espectador más.

En la segunda mitad parecía que el Atleti se lanzaría a por la victoria, pero lo cierto es que no hubo ni intención. O mejor dicho, no hubo claridad. El Almería se defendía bien, ayudado por la permisividad arbitral y, sobre todo, por la inoperancia ofensiva del equipo. A ello ayudó que Simeone sustituyó a Diego para dar entrada a Sosa y que Tiago se tuvo que retirar lesionado tras una grave entrada de un rival. Toda la creacción ofensiva debía llegar de la mano de Arda, pero tampoco era su día. Para tratar de dar más calidad al ataque colchonero el Cholo dio entrada a Adrián en lugar de Raúl García. Con el cambio el Atleti perdió la entrega de Raúl García y su olfato goleador y ganó la indolencia del asturiano. Adrián no merece jugar ni los minutos de la basura.

Gabi defendiendo la portería tras la expulsión de Aranzubía./Foto:Atlético de Madrid

Gabi defendiendo la portería tras la expulsión de Aranzubía./Foto:Atlético de Madrid

Poco a poco se fue mascando la tragedia. Primero una contra del Almeria que acabó con un disparo que dio en los dos palos y se paseó por la línea de gol ante la mirada de Aranzubía. Y después, la debacle.  Un centro chut de Verza se envenenó y acabó superando al portero colchonero que no se sabe muy bien que hizo. El gol supuso un mazazo para el Atleti del que no se repuso ya que minutos después, Aranzubía terminó de liarla. Miranda le cedió un balón para que lo despejase, pero el vasco no lo hizo y trato de hacer…¿algo?, pero lo que sucedió fue que el delantero almeriense le robó el balón y el portero acabó haciendo penalti. O eso entendió el árbitro, porque no era. Y tarjeta roja. Con los tres cambios realizados, el capitán, Gabi tuvo que ponerse de portero para tratar de parar el penalti. No hubo suerte. Verza anotó el 2-0 y el Almeria celebró la victoria durante los minutos restantes en los que el Atleti no llevó peligro sobre la portería rival.

El Atlético pierde el liderato y lo que es peor, siembra dudas sobre su actual momento de juego justo cuando parecía que se superaba el bache del mes de enero.