Asalto a los cuartos

Quiso el sorteo castigar al Atlético de Madrid por su descaro en una competición que durante demasiado tiempo le fue ajena y le emparejó con el Barça, uno de los equipos mas potentes del mundo que hace que el pase a semifinales se antoje extremadamente complicado. Además, al ser también el rival español viste de cotidianidad algo que no lo es. De hecho la última vez que el conjunto del Manzanares disputó unos cuartos de Champions esta canción era el número uno en España. A muchos ni les sonará. Normal, la timorata dirección de la familia Gil ha convertido en extraordinario algo que no tiene porque serlo.

Volviendo al partido, Simeone ha convocado a todos sus jugadores disponibles (se han quedado en Madrid Manquillo por lesión y Raúl García por sanción), pero no se esperan sorpresas… salvo que Diego Costa finalmente no pueda jugar (no terminó el entrenamiento previo) y el Cholo deba recomponer su equipo. Si el hispano brasileño juega, que seguramente lo haga, las únicas dudas son quienes serán los acompañantes del delantero y de Gabi. Villa o Diego en ataque y Mario o Tiago en la contención son los candidatos.

El técnico colchonero ha repetido en innumerable veces que el primer partido es el más importante en una eliminatoria, por lo que cabe esperar que tenga meticulosamente analizado al rival y que en su cabeza haya diseñado, junto al Mono Burgos, un plan para salir victorioso del Camp Nou. No será nada fácil, de hecho el Atleti no lo logra desde hace ocho años, cuando el Niño Torres aún vestía de rojiblanco.

Y es que enfrente estará el todopoderoso Fútbol Club Barcelona, elevado a las alturas por la figura de Guardiola y sus títulos. Él ya no está, pero permanece su legado que, primero Tito y ahora el Tata, tratan de conservar y acomodar a las nuevas situaciones. El actual técnico barcelonista ha sido muy criticado desde que llegó, pero resultado descabellado hablar de crísis cuando un equipo ha ganado un título (la Supercopa de España), está en la final de la Copa de Rey y pelea por lograr otros dos. Benditas crisis. Lo único cierto es que el Barça es sólido defensivamente, peligroso en ataque y encima ha recuperado a Messi. Por el contrario ha perdido a Valdés, el mayor culpable de que el Atleti no lograse la Supercopa en agosto.

En el Camp Nou está la clave de la eliminatoria, si el Cholo desactiva al Barça, el equipo colchonero estará más cerca de su sueño, si no lo logra, el papel del Atleti en esta Champions es muy meritorio, pero llegados a este punto… Hay que asaltar el Camp Nou

Continúa el acoso

La victoria del líder en Málaga obligaba al Atlético de Madrid a vencer al Espanyol para mantener las distancias y seguir con la heroica persecución que está realizando.Y ganó. En un partido gris oscuro casi negro, de esos difíciles de ver, pero que son tan importantes como el resto. Diego Costa marcó y dio la victoria a los suyos.

Simeone dio descanso a Koke y Raúl García y dio entrada a Sosa, que sólo aportó a balón parado, y a Villa, que no marcó, pero está en un buen momento de forma. A estas rotaciones se sumaron las de Alderweireld y Tiago que actuaron en lugar de los sancionados Miranda y Mario Suárez. El defensa cumplió un dia mas y el centrocampista portugués demostró que tiene que ser titular por delante de Mario, aunque frente al Betis no lo será ya que vio su quinta amarilla liguera y deberá cumplir sanción.

La primera mitad fue espesa, el Atleti no lograba dominar el encuentro, se notaba el duelo frente al Milan en las piernas de algunos jugadores, que aún así no se dejaron doblegar por un Espanyol muy rocoso, con el sello de Aguirre. Ambas circunstancias hicieron que el mayor peligro de la primera mitad fuese quedarse dormirdo. Si los aficionados no lo hicieron fue porque Villa, de un cabezazo que sacó Casilla, Costa tratando de realizar un escorzo parecido a su primer gol frente al Milán y a un par de estiradas de Courtois para evitar el gol espanyolista.

Así, en la segunda mitad el Cholo indicó a sus jugadores que pisaran el acelerador y se lanzasen en busca de la victoria. Como el rival no lo permitía y el equipo no encontraba la manera de combinar con peligro se pasó al plan balones a Diego Costa. El hispanobrasileño, favorecido por la posición de Villa abriendo espacios, se dedicó gran parte del segundo tiempo tirando desmarques a la espalda de los defensas rivales. Así, a los diez minutos de la segunda mitad, Villa metió un pase en profundidad para Diego Costa que apabulló a su marca de tal manera que llegó delante del meta rival al que le batió con la zurda. Gol y dedicatoria del delantero para un amigo fallecido.

Tras el gol, el Espanyol comenzó a pensar que no valía sólo con esperar el error colchonero y trató de forzarlo. Sergio García y Córdoba, que entró en la segunda mitad, fueron un incordio para los defensas colchoneros que vieron como su trabajó fue en aumento según se acercaba el final del partido. Donde los defensas no llegaban, aparecía Courtois para mantener su portería a cero una vez más. El belga se llevó un rodillazo fortuito en la cabeza y durante unos minutos estuvo tirado en el suelo. Se recuperó y continuó parando como siempre. Batir al Zamora, en ocasiones, es una misión imposible.

Para tratar de aguantar el balon y defender el marcador sin sufrir apuros, el Cholo dio entrada a Koke, Raúl García y Diego en lugar de Sosa, Villa y Arda, pero ninguno de los tres mejoró lo que había sobre el césped. Únicamente las cabalgadas de Diego Costa generaron algún peligro para el Espanyol que acabó rendido a la evidencia de que este Atleti es tan sólido que no suele repetir errores. Así, suma 67 puntos y veintiocho jornadas después el equipo rojiblanco no ceja en su empeño: sigue hostigando al duopolio establecido por defecto. Y que siga.

El Calderón dirá quien es digno de cuartos

El Atlético de Madrid recibe al Milan con los cuartos de final en el horizonte. La ventaja (0-1) obtenida en la ida permite a los colchoneros ver un poco más cerca la siguiente ronda, pero no lo suficiente como para confiarse. El conjunto italiano está curtido en mil batallas  y aunque no pase por su mejor momento tratará de remontar la eliminatoria. Sea como sea, el Vicente Calderón vuelve a albergar una de esas grandes noches europeas.

Para recompensar a la afición colchonera, que llenará el estadio, Simeone espera competir como lo hizo en el partido frente al Real Madrid. Las sensaciones que dejó aquel duelo son excelentes y el equipo vuelve a mostrar un físico notable, superior al de sus rivales. Además, el Cholo recupera a Tiago, quien posiblemente no juegue por precaución, pero sí que ha ido convocado al igual que el resto de los disponibles: Simeone les quiere concentrados en el duelo. Concentrado y con experiencia en estas lides está David Villa. Tras pasar un mes entre lesionado y en segundo plano, frente al Celta dejó sus credenciales en el despacho del Cholo. El Guaje quiere ser importante en la recta final de la temporada. Veremos si el técnico le da la titularidad o sigue confiando en Raúl García, quien, por cierto, está apercibido. El resto, previsiblemente los de siempre.

¿Y el Milan?  El rival jugará a tumba abierta. Sin nada por lo que luchar en el Calcio, la Champions se ha convertido en un clavo ardiendo para los rossoneros que tras perder en la ida, buscarán dar la sorpresa en el Calderón y hacer algo que no ha hecho nadie en la historia: eliminar al Atleti después de que éste ganase 0-1 en la ida. Para ello Seedorf podrá contar con Robinho, Zapata y Cristante, recuperados de sus lesiones y con Muntari, que vuelve tras cumplir su sanción y podrá medirse al que consideró el rival más asequible del sorteo de octavos. Los italianos tienen calidad para meter en un aprieto a los colchoneros y por ello deberán estar alerta. Los cuartos de final de una Champios no se logran por casualidad, hay que merecerlos.