Quinta Copa. Copa del Generalísimo 1976

La época dorada del Atleti, la década de los 70, dejó, entre otros, dos títulos de Copa en las vitrinas rojiblancas. La primera de ellas en 1972. La otra, la que nos atañe, en 1976. Un año que pasará a la historia por ser el año en el que Luis Aragonés debutó como entrenador rojiblanco. En pocos días pasó de ser jugador a ser un entrenador. De ser una leyenda como jugador a tratar de ganarse el mismo estatus como entrenador. Y lo lograría. ¡Vaya si lo lograría! Pero eso es otra historia.

El Atlético de Madrid comenzó su andadura en esta edición de la Copa frente al Sporting de Gijón. El conjunto colchonero se deshizo de los asturianos gracias a una victoria por 1-2 en Gijón y un empate a 1 en el Calderón. En la siguiente ronda esperaba el Barça.

Gárate levanta la Copa en presencia del Rey

Gárate levanta la Copa en presencia del Rey

El duelo frente al Barça se disputó una vez finalizada la Liga en la que el Atleti fue 3º, por detrás del Madrid, campeón, y del propio Barça. Esto da muestras de la dificultad del cruce. En la ida, disputada en el Camp Nou, el conjunto de Luis Aragonés ganó por 2-3 remontando un 1-0 inicial. Ese resultado daba cierta ventaja al conjunto rojiblanco que no la desaprovechó y empató a uno en la vuelta clasificándose así para la semifinal.

En las semifinales esperaba la Real Sociedad. A pesar de que el equipo colchonero ganó por 0-1 en Atocha en la ida, el equipo donostiarra puso las cosas muy complicadas al Atleti en la vuelta que se resolvió con un empate a un gol. El Atleti lograba así llegar a su décima final de Copa con un balance desfavorable al haber perdido cinco finales, la última de ellas la temporada anterior, y haber ganado cuatro.

Este es el once que disputó la final

Este es el once que disputó la final

Para equilibrar ese balance el Atleti debía vencer en la final al Zaragoza. Un viejo rival con el que el conjunto de la ribera del Manzanares ya se había medido en otras dos finales con una victoria para cada uno. Eso dotaba de una mayor rivalidad al duelo que se disputaría, al igual que en las anteriores ocasiones, en el Santiago Bernabeu. Ese campo fetiche para las finales rojiblancas. Los Reina, Capón, “Cacho” Heredia, “Panadero”Díaz, Marcelino, Eusebio, Leal, Salcedo, Gárate, Becerra, “Ratón” Ayala, además de Alberto y Aguilar, que sustituyeron a Salcedo y Becerra en la segunda parte del encuentro, fueron los artífices del triunfo rojiblanco en la final. Una victoria que tuvo lugar gracias al solitario gol de Gárate.

El título de Copa serviría para que el Atleti lograse su primera y única Copa en propiedad debido a que en esa edición se otorgó el título en propiedad al ser la última de la Copa del Generalísimo que pasó a llamarse Copa del Rey.

Anuncios

La Cuarta Copa. Copa del Generalísimo 1972

Con la década de los setenta llegaría una de las épocas más brillantes del Atlético de Madrid, sino la que más, que le llevaría a ganar y a disputar finales varios títulos nacionales e internacionales. Tras ganar la Liga en la temporada 69/70, a caballo entre los sesenta y los setenta, la Copa del Generalísimo de 1972 fue el primer título de esa maravillosa década.

La que sería la cuarta Copa del Generalísimo tiene mucho que ver con el deseo y el empeño de Max Merkel de ganar un título en su primer año como técnico rojiblanco. Míster Látigo, como era conocido el entrenador rojiblanco, llegó al Atleti para sustituir a Marcel Domingo. En la temporada y media que estuvo en el Atleti ganó una Copa y una Liga y dejó tras de sí una leyenda de férrea disciplina. Esa disciplina era una prolongación de su propio carácter. Con su llegada el equipo cuido mucho el aspecto físico lo que le llevó a terminar la temporada como un tiro y así conquistar el Copa del Generalísimo.

Una Copa en la que el Atleti comenzaría jugando contra Las Palmas al que consiguió eliminar con más sufrimiento del esperado. El solitario gol de Irureta en el Calderón permitió clasificarse al equipo ya que en el partido de vuelta se empató a cero.

El equipo campeón de la Copa del Generalísimo. En él hay alguna de las leyendas vivas del Atleti/Foto: La Historia Rojiblanca

El equipo campeón de la Copa del Generalísimo. En él hay alguna de las leyendas vivas del Atleti/Foto: La Historia Rojiblanca

En la siguiente ronda, los cuartos de final, el rival sería el Barça. El Atleti superó a los catalanes por un 0-2 y un 1-0 en el Calderón.La superioridad colchonera en ese cruce fue aplastante. En las semifinales el sorteo deparó un duelo rojiblanco. El Atlético de jugaría su pase a la final con el Athletic.

En la ida el Atleti goleó al conjunto bilbaíno por 4-1 pero la vuelta no sería tan apacible como cabria esperar a la vista de ese resultado. A pesar de que Alberto puso el 0-1, el arreón de casta del equipo vasco logró el 3-1 que por momentos hizo temer por su clasificación a los colchoneros pero que a la postre sería definitiva.

En la final esperaba el Valencia. El conjunto che era el subcampeón liguero e iba a disputar su tercera final de Copa seguida, por lo que era favorito para alzarse con el título. El partido se disputó el 8 de julio en el Santiago Bernabéu y estos fueron los jugadores que Max Merkel utilizó en él:  Rodri, Martínez Jayo, Iglesias, Ovejero, Calleja, Luis Aragonés, Adelardo, Irureta, Salcedo, Ufarte y Gárate que fue sustituido por Orozco en el minuto 72. Esos jugadores lograrían alzar la Cuarta Copa del Generalísimo de la historia del Atleti gracias a los goles de Salcedo y Gárate que doblegaron al tanto valencianista.

La Tercera Copa. Copa del Generalísimo 1965

Con dos Copas del Generalísimo en sus vitrinas, el Atleti había aparcado la urgencia histórica de lograr un trofeo que se le resistía. Además de esos dos títulos, la década de los sesenta aún iba a deparar nuevas alegrías en esa competición a los aficionados colchoneros. Tres años después de ganar su segunda Copa, el Atleti perdería una final frente al Zaragoza. Un año después la historia daría la oportunidad al Atlético de vengar esa derrota, frente al mismo rival y en el mismo escenario. Así ganó el Atlético de Madrid su tercera Copa del Generalísimo.

El Atleti comenzó su participación en la Copa frente al Onteniente al que doblegó por 0-1 y 5-1. Al conjunto rojiblanco pronto se le puso el cartel de favorito para alzarse con el título debido a sus buenas actuaciones y a la gran temporada que estaba realizando.

Tras eliminar a los valencianos, en octavos esperaba el Real Madrid. Para añadir más dificultad al duelo el Atleti jugaría el duelo en medio de la semifinal de la Copa de Ferias que lo había emparejado con la Juventus. El partido de ida, disputado en el Bernabéu, terminó con 1-0 para el Madrid lo que obligaba al Atleti a remontar en la vuelta. El pase a cuartos de final de Copa pasaba por remontar al eterno rival en el Metropolitano. El Atleti venía de perder la vuelta de las semifinales de la Copa de Ferias en Turín por 3-1 lo que obligaba a jugar un partido de desempate. Los jugadores rojiblancos, lejos de acusar el cansancio y la presión, remontaron el encuentro pasando por encima al conjunto blanco con un elocuente 4-0.

Finalmente apeados de la Copa de Ferias, el Atleti confiaba todas sus opciones de título a la Copa donde se tenía que medir al Valencia en cuartos. El conjunto rojiblanco venció ambos encuentros por 0-1 y 2-0 demostrando su poderío.

El equipo rojiblanco dirigido por Otto Bumbel, debía enfrentarse en semifinales a la Real Sociedad que por aquel entonces estaba en Segunda División. La diferencia se puso de manifiesto en el partido de ida donde el Atleti sentenció la eliminatoria ganando por 8-1. Ello propició que el entrenador colchonero introdujese varios cambios para el partido de vuelta que terminaría con empate a 3.

Una vez clasificado para la séptima final copera de su historia, el Atleti debía doblegar al Zaragoza si quería hacerse con su tercer título. El Zaragoza era el vigente campeón tras ganar en la final de 1964 al propio equipo colchonero que, como es lógico, tenía ganas de revancha. Una vez más la historia disponía los elementos necesarios para que el conjunto rojiblanco triunfase.

Once campeón de la Copa del Generalísimo de 1965

Once campeón de la Copa del Generalísimo de 1965

El Zaragoza, conocido como el “Zaragoza de los Cinco Magníficos” fue un rival duro, que puso las cosas muy complicadas al Atleti. Tanto es así que el partido se resolvió gracias a un gol de la Coneja Cardona.

Con ese tanto el Atleti ganó su tercera Copa del Generalísimo, lo que le colocó como el quinto equipo con más Copas por detrás de Athletic (20), Barça (15), Real Madrid(10) y Real Unión de Irún(4); y empatado con Valencia y Sevilla(3). Desde entonces sólo el Barça y el Madrid han ganado más títulos que los colchoneros. El Atleti tardó en llegar, pero lo hizo para quedarse.